“La vara alta”

No hay ningún método para medir la ética, dice Sergio desde la audiencia. Se ha dicho que tras la renuncia del vicepresidente Sendic “la vara ha quedado muy alta”, pero ante nuevas denuncias se sigue intentando culpar a “los otros” o hablar de faltas “menores”.


La renuncia de Raúl Sendic a la vicepresidencia por la utilización de fondos públicos en provecho propio ha traído un sin fin de consecuencias. Se han gastado muchas horas de información, mucha tinta y papel detallando los errores cometidos por Sendic (con tarjetas e ainda mais) y también ha surgido el comentario: «Ahora la vara ha quedado muy alta».

Si se hace con referencia al cargo que ostentaba Sendic está claro: por encima de él solo estaba el presidente. En este terreno estamos de acuerdo en que era el número dos del Poder Ejecutivo y su renuncia dejó la vara con un solo lugar por delante. Pero creo entender que la frase alude a que ahora la ética y la moral han quedado muy arriba, que todos los funcionarios públicos (sobre todo aquellos que surgen de las urnas o cargos de confianza) deberán cuidarse en extremo en sus actos, pues la lupa ha caído sobre ellos.

Considero que esto es un gravísimo error. ¿Desde cuándo la ética tiene una forma de medirse? ¿Se es más o menos ético? No señor: se es o no se es, así de simple y contundente. Luego, de acuerdo a los hechos y a su magnitud, la justicia tendrá penas diferentes pero sin medir la ética, que es una sola.

Y estos dichos de «la vara alta» han surgido por nuevos actos de políticos referentes a su ética. Me refiero al intendente Bascou y al diputado Ezquerra, dos hechos muy diferentes pero que rozan la ética. El primero porque supuestamente permitió a la comuna la compra de combustible en una estación de la que era copropietario, y el segundo por atropellar a una señora conduciendo alcoholizado. Ambos casos están siendo analizados y han sido pasados al Comité de Ética del Partido Nacional que, quiero creer, actuará con total independencia. Por supuesto que ya han aparecido las comparaciones con el caso Sendic y en este punto espero se tome en consideración real la conclusión a la que llegue el Comité pues, en el caso del FA, nadie en esa fuerza política sancionó a Sendic. Si los partidos acuden a su institucionalidad para evaluar la actuación de sus dirigentes y luego miran para otro lado, todos ellos carecen de ética.

Pero dejemos bien claro el motivo es estas líneas. La ética es una sola, no tiene dos caras ni dos opiniones diferentes. Todos los dirigentes deben apegarse a ella y no echar culpas hacia afuera, que si hay controles o no, que si “debieron darse cuenta los demás”, que “nadie me aclaró nada”, etcétera. La ética no nació ayer ni empieza a exigirse ahora; la ética siempre fue parte de los honestos, de las personas de bien y no deberíamos felicitar a quienes la cumplen.

Debemos condenar a los deshonestos que hacen un mal uso de las funciones para las cuales fueron elegidos y nos engañaron, no importa el partido al que pertenezcan ni la magnitud de su cargo.

Ética: “Persona que estudia o enseña moral. (…) Conjunto de normas morales que rigen la conducta de la persona en cualquier ámbito de la vida”.

Sergio Barrenechea
Vía correo electrónico


¿Cómo te comunicas con En Perspectiva?

> Por SMS: 55511
> Por correo electrónico: enperspectiva@enperspectiva.net

Las opiniones recibidas podrán ser editadas por extensión y claridad.


¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: