La verdad histórica y La noche de 12 años

La película narra el período en que dirigentes del Movimiento de Liberación Nacional (MLN) fueron sacados de la cárcel y llevados a distintos cuarteles, donde permanecieron en aislamiento individual, como rehenes de la dictadura. La noche… tuvo éxito de crítica y de taquilla, pero también se le reprochó una visión complaciente de esos prisioneros, y que no muestre lo que ocurría con otros centenares de detenidos –muchos de ellos simples militantes de partidos de izquierda condenados por resistir a la dictadura–. Desde la audiencia, Manuel se suma a la crítica.


En mi modesta opinión, es casi inevitable que cuando alguien hace una obra de arte (relato, cuento, novela, pintura, arte escénica, escultura, fotografía, etc.); exprese sus sentimientos –negativos o positivos; exagerando o minimizado; sesgando o no; etc.– respecto al objeto o al sujeto de la obra. En ella se trasluce lo que siente el autor.

Nunca olvidaré la cara de Raúl Sendic Antonaccio en la tapa de la biografía escrita por Samuel Blixen. Trasunta una ternura que hace imposible reconocer al líder fundador del MLN que se veía en las fotos del pasado, de los años 60 y 70 fundamentalmente. Queda en evidencia que Blixen deseó beatificar al “Bebe” Sendic.

Otro ejemplo, pero en el sentido contrario, es una foto de Mario Benedetti exhibida por un suplemento especial del diario El País publicado hace más o menos un par de años, que recuerda los hechos del pasado reciente (desde 1955 en adelante). No creo que la foto haya sido trucada, pero allí se muestra a un Benedetti cargado de maldad. Nada que ver con la cara de bonachón que la izquierda suele exhibir.

Estoy convencido de que la inmensa mayoría de las personas nos dejamos influenciar por “eso” que el autor nos quiere transmitir, consciente o inconscientemente.

Lo que me preocupa –y mucho– es que la gran mayoría de las personas nos quedamos con “eso” que nos quieren transmitir; lo aceptamos como la única verdad; lo defendemos como si fuera nuestra madre; y podemos llegar a ofendernos y a ser violentos contra aquellos que no comparten esos puntos de vista. Y ya sabemos cómo termina esa escalada.

Lo que muestra y lo que no muestra “La noche de 12 años” es complaciente con los simpatizantes de los Tupamaros, y deja fastidiados a quienes no lo somos.

La película debió hacer un mayor esfuerzo para acercarse a la verdad histórica, pero no lo hizo. Forma parte de una larguísima lista de obras en las que muchos intelectuales uruguayos muestran su adoración por el MLN. ¡De lamentar!

¿Cuál es la solución a este problema? A mi entender:

1) mejorar mucho nuestra educación,
2) aprender a cotejar diferentes puntos de vista, y
3) fomentar el espíritu crítico.

Lástima que estas tres soluciones son muy, pero muy difíciles de implementar en nuestro país.

Manuel Colombo
Vía correo electrónico


Nota relacionada

Mesa especial: La noche de 12 años y un debate: ¿Qué obligación de realidad y contexto tiene una película histórica?


¿Cómo te comunicas con En Perspectiva?

Por SMS: 55511
Por correo electrónico: enperspectiva@enperspectiva.net

Las opiniones recibidas podrán ser editadas por extensión y claridad.


¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

5 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Diego Nelson Sosa Maipaicena · Edit

    Vi la película. Aunque no disfruto del cine, en algunas oportunidades me acerco a la pantalla grande para ver alguna película que refiere a hechos reales de nuestro entorno, naturalmente históricos, recientes o no.
    Al decidir ver la película no pretendí encontrar la verdad histórica porque la historia difiere según quienes sean los que la escriben o la refieren a través de imágenes o audios. No soy simpatizante ni antipatizante de los tupamaros y no pretendía que la película me llevara a simpatizar por los ellos ni lo contrario. Simplemente, fui a ver una película que trataba de hechos históricos que naturalmente conozco superficialmente como la gran mayoría de la población que vivía y era adulta a partir de los años 60. Tengo mi opinión con respecto a la estrategia de los tupamaros pero no es tema de este comentario.
    Simplemente es una película que para quienes son expertos en cine es muy buena y mereció aplausos de casi media hora de los espectadores cuando fue presentada en Europa. Para mi que no soy experto y tampoco disfruto del cine, es una película que recoge con un determinado estilo una serie bastante larga de acontecimientos históricos alrededor de tres tupamaros que fueron objeto de un tratamiento especial de parte de la dictadura militar. Ni me gustó ni me disgustó la forma de trasmitir los hechos. Ese tema es para expertos en cine. Eso es lo que pienso de la película.
    De ninguna manera puedo comprender cuales son las formas en que los productores de la película trataron de mostrar la vida de los presos como para satisfacer a los simpatizantes de los tupamaros e “insatisfacer” a los que no lo son. Como no soy ni simpatizante ni antipatizante, seguro que no me puedo dar cuenta como sí se dió el señor opinante,.
    Honestamente, creo que para entender el punto de vista del señor opinante, éste debería explicitar concretamente cuáles son los contenidos y las formas que los productores han utilizado para caer en gracia con los simpatizantes de los tupamaros. A falta de esos detalles, creo que la opinión no tiene el interés que podría llegar a tener en caso de aportar más elementos de juicio.

    Reply
  2. Es sorprendente la cantidad de palabras que el amigo Diego Nelson Sosa Maipaicena emplea para decir que no tiene nada interesante para decir sobre la película, sin embargo le reclama justamente eso a quién inició el tema.

    Reply
  3. Diego Nelson Sosa Maipaicena · Edit

    Es posible que Daniel no haya podido comprender mi observación con respecto a la opinión de Manuel.
    Lo lamento.
    A veces, la cantidad no se compadece con la calidad (de las palabras).
    De todos modos, no tuve la intención de expresar mi pensamiento con respecto a la película sino con respecto a la afirmación de Manuel de que la película es complaciente con los simpatizantes de los tupamaros y fastidiante para los que no lo son. A ese respecto, quise expresar que Manuel nos quedó debiendo los argumentos que respaldan su afirmación. Espero que ahora, con menos palabras, Daniel no se pierda en el follaje y pueda comprender mi punto de vista.

    Reply
  4. Diego Nelson Sosa Maipaicena · Edit

    Quienes tienen buena capacidad de comprensión lectora, sacan provecho de la misma cualquiera sea el formato del texto. Quienes no la tienen tan buena , a veces tienen problemas porque dicho formato no se adapta estrictamente a sus posibilidades.
    Y bueno… hay que conformarse con lo que nos ha dado la madre naturaleza y lo que nos ha ayudado la educación recibida y el compartir la vida con nuestro entorno.
    Si no nos alcanza, sepamos mantener nuestra humildad…

    Reply

Escribir Comentario: