Las redes y la condena social inapelable

En su cuenta en Twitter, y luego a través de medios de prensa, la matemática Alejandra (“Jana”) Rodríguez Hertz acusó su entonces orientador en el Instituto de Matemática de la Facultad de Ingeniería de haberla acosado sexualmente 20 años atrás (“me tenía ganas”, afirmó), y luego a “todo el Departamento de Matemática” de acosarla laboralmente. Esas denuncias tuvieron amplia repercusión en las redes y en los medios. Uno de los académicos del Instituto, el profesor Jorge Groisman, reflexiona sobre la condena social prácticamente inapelable que han impuesto las redes.


Hijos, Twitter, acosadores, Udelar.

Me resulta angustiante (con lágrimas incluidas) mirar a mi hija Julia de dos años y medio y pensar el mundo en el que le tocará vivir. Hoy no hace otra cosa que brindar mimos a quienes quieran recibirlos y sorprenderse cuando se cruza con la indiferencia. Le dan miedo las motos que van por las veredas, pero alcanzó que se cruzara días atrás con una que la saludó para que me recuerde casi siempre: “Papi, ¿te acordás de la moto que dijo ‘hola, Juli’?”.

¿Cuándo comienzan a aparecer en nosotros los egoísmos, las miserias, las envidias, las ambiciones de poder, etcétera, etcétera, etcétera? Me siento acosado por los ojitos inquietos de Julia cuando me pide respuestas.

Hoy el Sr. Twitter nos puede convertir de un momento a otro en seres despreciables, abusadores, acosadores. Y casi que el Sr. Twitter no nos da derecho a defendernos. Es muy poderoso, tiene muchos seguidores y amigos que toman la noticia y la expanden rápidamente usando medios impresos, sitios de Internet… Y uno levanta el dedo índice (en caso de aún estar vivo y no muerto) y dice: “Perdón, Sr. Twitter: me quiero defender, ¿es esto posible? ¿Quizás le pueda demostrar con pruebas que este supuesto acosador es el realmente acosado?”.

Y seguramente el señor se lo conceda pero ya es tarde. Me siento acosado por este señor.

Trabajo en el Instituto de Matemática y Estadística Rafael Laguardia de la Facultad de Ingeniería de la Udelar desde el año 1997. Y me siento acosado por el silencio, que de tan fuerte aturde.

Prof. Jorge Groisman


¿Cómo te comunicas con En Perspectiva?

Por SMS: 55511
Por correo electrónico: enperspectiva@enperspectiva.net

Las opiniones recibidas podrán ser editadas por extensión y claridad.


¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

1 Comentario - Escribir un comentario

  1. Releí el artículo de Jana, con la larga cola de comentarios, y este artículo del Prof. Groisman viene a lo que planteaba yo en uno de esos comentarios: cuando te «escrachan» en Twitter (o en otro medio social), quedás «crucificado» de por vida; no hay persona ni medio que te redima. Tendría que establecerse un procedimiento que pueda verificar la verdad o falsedad de las cosas que se exponen (discriminando si hay certezas totales, parciales o no las hay), y que saliera a la publicidad con la misma contundencia del artículo inicial.

    Reply

Escribir Comentario: