Sobre el manejo de la pandemia en Brasil y la responsabilidad única (o no) de Bolsonaro

Este mensaje llegó a raíz de la entrevista en la que profundizamos en la situación política y sanitaria de Brasil con el politólogo Dawisson Belém Lopes, quien dijo que el país vive «la peor tragedia de su historia en 200 años» debido al manejo que Bolsonaro ha hecho de la pandemia


Hace más de 20 años que vivo en Brasil pero en permanente contacto con lo que ocurre en nuestro país y otros, debido a mi actividad.

Los comentarios de Dawisson Belém Lopes me parecieron muy adecuados y equilibrados, algo que en estos días es moneda rara por aquí.

Los brasileros colocaron a Bolsonaro en el poder como reacción a una realidad cada vez más deteriorada mediante los mecanismos electorales aquí aceptados. Eso no implica necesariamente que el electo fuera la persona más preparada para el cargo.

A veces, aunque tenemos fronteras comunes y cierta familiaridad con el Brasil, perdemos de vista su tamaño y características. Sabemos que hay muchos «brasiles» diferentes, costumbres, formas y modos muchas veces encontrados. Es un país muy complejo en cualquier situación.

Esto se vio agravado por la pandemia. La propia estructura política del país permite ciertos «solapamientos» y para nosotros resulta sorprendente la intervención de los diferentes poderes del Estado en áreas de otros.

No voto ni participo de actividades políticas o partidárias. Intento observar con cuidado lo que ocurre en Brasil y entiendo que responsabilizar a una persona por las causas y consecuencias del manejo de la pandemia podrá tener alguna explicación de tipo sociológico, pero no es ni real ni justa.

Bolsonaro no es un típico negacionista, tiene capacidad para entender la gravedad de la situación, pero convengamos que enfrentado al tema de las «perillas», colocó su impronta y se dejó llevar por su verborragia incontenida. La misma que lo sacó de un cuasi anonimato y le impulsó hasta obtener la presidencia.

Dawisson Belém Lopes, tal vez presionado por los tiempos de la entrevista, omitió mencionar un aspecto clave en el manejo de la emergencia sanitaria. Este país tiene un régimen federal bastante singular, a partir del cual en el comienzo del proceso pandemia el Supremo Tribunal Federal (STF) dispuso que el gobierno federal debía dejar las acciones sanitarias (incluyendo la compra de servicios e insumos) en manos de los Gobernadores (27) y más de 5.500 intendentes/prefeitos del país. Cada uno pudo comprar, equipar y determinar las medidas de recaudo, incluyendo el cese de actividades, etc.

El gobierno federal debíó aportar el dinero necesario para permitir esos esfuerzos y así lo hizo. También realizó un programa inédito de entrega de dinero a parte de la población más afectada, alcanzando cifras enormes y hasta superiores a los programas tipo bolsa família que existe hace muchos años…

Lamentablemente, han ocurrido muchos desvíos, mala administración (los gobiernos estaduales y prefeitos estaban eximidos de realizar licitaciones dada la urgencia) y muchos ciudadanos recibieron auxílio monetário durante seis meses… sin realmente calificar dentro del público objetivo…

Brasil tenía un importante número de camas de cuidados intensivos antes de la pandemia, que estuvieran mal distribuidas es cierto, pero no arrancó de cero. Se realizó un importante esfuerzo para aumentar la capacidad, pero la realidad y los tiempos rara vez se ponen de acuerdo. Creo que no es el único país que tuvo/tiene dificultades, aunque aquí la extensión territorial es todo un tema… Lo extenso de mi relato, también…

Resumiendo: acusar a Bolsonaro de ser el único y mayor responasable no es fiel a la realidad. Débese también cuestionar al STF que impulsó un verdadero desmadre administrativo en los Estados y Municipios. Algunos gobernadores y muchos prefeitos deberán dar explicaciones en su momento.

Una parte significativa y definitória de la prensa también cayó en la politización exacerbada, perdió el rumbo y entró en situaciones muy negativas y no temo decir irreversibles…

Hoy vivimos el peor momento de la crísis, con saturación de hospitales públicos y privados, agotamiento de equipos médicos, una significativa deserción y los responsables dedicando sus energías a la puja política.

En mi opinión, nunca desde la época del gobierno de Fernando Collor de Mello existió tanto riesgo social en este país. Una verdadera pena.

Una vez más gracias y nos «vemos» en las tertulias.

 

Robert S. Miller


¿Cómo te comunicás con En Perspectiva?

Por Whatsapp: 091 525 252
Por correo electrónico: enperspectiva@enperspectiva.net

Las opiniones recibidas podrán ser editadas por extensión y claridad.


¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

1 Comentario - Escribir un comentario

  1. Adela Montiel Gonzalez · Edit

    LA CEPAL UBICÓ A URUGUAY EN EL ÚLTIMO LOGAR EN INVERSIÓN EN PANDEMIA HOY EN DESAYUNOS INFORMALES NO PUDO R EXPLICAR LA FORMA DE VACUNAR A LOS MAYORES DE 60 AÑOS Y CUANDO SE VACUNA ES UN CHIROLITA

    Reply

Escribir Comentario: