Sobre el proyecto de Ope Pasquet que designa al idioma español como «idioma oficial» del país

El diputado colorado Ope Pasquet presentó un proyecto de ley que designa al español como el idioma oficial del país. En la exposición de motivos, Pasquet señala las “graves deficiencias” que se notan en la prensa, en anuncios comerciales, en redes sociales y hasta en los documentos oficiales en el uso de nuestro idioma, «a los que se suma hoy la irrupción del llamado ‘lenguaje inclusivo'»

La Tertulia de los Viernes discutió la propuesta esta mañana. Los oyentes se manifestaron, también:


Reglas con tales pretensiones son las que lograron que desapareciera el guaraní en el hablar montevideano del siglo XIX. La lengua es un fenómeno vivo, en movimiento. Incluso con imposiciones que recuerdan el colonialismo, es imposible que una ley atrape al idioma.

PD: En plena globalización, llena de neologismos y palabras importadas de otros idiomas, esta ley no sigue el ritmo del mundo.

Andrés


El género en el lenguaje español no es «un problema», simplemente es así.

Germán


Sarlo refiere a que atacaría a la libertad. Pero pregunto: ¿qué libertad tendrían los escolares o liceales, cuando un profesor, atravesado por una perspectiva de género o ideología, les imponga el lenguaje inclusivo?

Perfecta la iniciativa.

Diego


Estoy de acuerdo con Juan en que la Constitución tendría que destacar el castellano como idioma oficial del Estado uruguayo.

En cuanto al lenguaje inclusivo, es el producto de una coyuntura social que remueve comportamientos y visualizaciones. El lenguaje es dinámico y los cambios se producen naturalmente y con el transcurso del tiempo.

En un lenguaje tan rico como el castellano, es importante valorarlo como es, sin forzarlo con reglas. ¿Y los anglicismos, por ejemplo? ¿Y el lenguaje tecnológico? Hay mucho para conversar.

María


Creo que sería muy bueno que invitaran a algún lingüista para hablar de estos temas. De ese modo sacaríamos al lenguaje del ámbito de la doxa, como decía Ferdinand de Saussure.

María José


El problema es con la transmisión de la información.

Una sala con 30 deshollinadores hombres: la sala con los…
Una sala con 29 deshollinadores hombres y una mujer: la sala con los…
Una sala con 29 deshollinadoras mujeres y un hombre: la sala con los…
Una sala con 30 deshollinadoras mujeres: la sala con las…

Eso es un error del lenguaje y se debería intentar subsanar.

Martín


Me parece una muy buena idea. Cada vez se habla y se escribe peor. Hay escritores y periodistas que ni siquiera coordinan los tiempos de los verbos como se debe. Y, no sé, pero parece que en la enseñanza ya no se le da importancia a impartir el conocimiento de las reglas básicas del idioma. La ortografía, sintaxis, conjugación o uso de la puntuación parecen haber pasado de moda. Todo esto, además del tema del uso unclusivo del lenguaje que, en mi opinión, es un mamarracho.

Ana


Podemos acordar que el idioma no tiene importancia y que cada uno lo use como quiera, yo no estoy de acuerdo. Los propios medios de comunicación destruyen el idioma con neologismos, anglicismo, etc. Por ejemplo han adoptado la costumbre de decir «contarles que…» en lugar de «les contamos…»

Hugo


Qué raro cinco hombres mayores juntos poniendo en cuestión el lenguaje o políticas inclusivas. ¡Estoy sorprendido!

Gustavo


¿Hay algún estudio sociológico que implique que el lenguaje produce discriminación?

Rodrigo


Soy docente de inglés y me topo con graves problemas de fondo de lengua materna: ignoran los usos de puntuación, función de las mayúsculas, entonación y todo eso afecta la comprensión lectora y la forma de redactar. Hay pocas horas y práctica de nuestro idioma en los planes de enseñanza primaria y secundaria.

Los idiomas son herramientas vivas de comunicación, se van transformando de acuerdo a las transformaciones de la sociedad y son códigos más o menos consensuados para dar significación a ideas y conceptos, por lo tanto se necesita un mínimo de organización clara para que cumpla una función comunicativa efectiva.

Teresa


¿Qué tal si por un tiempo usamos el femenino como genérico para hombres y mujeres? Me pregunto cuánto tiempo soportarían los hombres ser invisibilizados por el lenguaje…

Elizabeth


Avisenle a Oscar que efectivamente, hace años la IM le cambió el nombre a una repartición y le puso «Defensoría de la vecina y del vecino». Si eso no es una aberración intencional, entonces que me diga qué es.

Ignacio


El newspeaking de 1984 hace una referencia clara del uso del lenguaje para manipular sociedades.

Es orweliano esto. Regular el lenguaje es quitar libertades.

Aldo


Lamento estar ante una de las raras ocasiones en que me apena vivamente la postura de los contertulios.

Dentro de ellos hay quienes supuestamente tienen pensamientos progresistas con posturas insólitas, incapaces de reconocer el lenguaje inclusivo como parte de una reivindicación mucho más amplia. Horrible, che.

Guillermo


La propuesta de Pasquet me resulta infantil. Porque le molesta el lenguaje inclusivo propone esta ley que, entre otras cosas, indirectamente desconoce el portuñol (carimbao).

Lo de Pasquet es la política en chiquito. Es la jibarización del rol parlamentario.

No me gusta el lenguaje inclusivo y no lo utilizo. Pero reinvidico su reclamo.

Gustavo


En el ciclo básico de secundaria hay tres años, si no me equivoco, de Idioma Español.

Yo me formé en los 90 y ya era una materia con muy mal marketing, nadie le daba corte y, la verdad, mis profesores no me la vendieron muy bien. Le debo a mis profesoras de la Alianza Francesa el haber entendido las reglas del español. Yo me pregunto, ¿no deberíamos, ante el embate del uso del lenguaje casi taquigráfico en los mensajes de texto, a la falta de lectura, fortalecerlo a nivel de secundaria? ¿No deberíamos arrancar por ahi?

En lugar de reaccionar ante lenguajes alternativos, deberíamos fortalecer el buen uso del lenguaje desde la educación, no se si es necesario legislar para eso, quizás si cumplieramos los programas…

Soledad


A mi entender, mucho más importante con respecto al idioma español es su inconsistencia lógica, por ejemplo la doble negación.

Si digo, «no hice nada», lógicamente se debería entender que algo hice.

Estas inconsistencias, ¿pueden ser causa de la dificultad en el aprendizaje de la matemática?

Juan


La lengua es muchísimo más que un conjunto de reglas, es muchísimo más que la gramática (lo digo incluso admitiendo que suelo ser gramaticalista en exceso). Como todo producto humano, está mediada por relaciones de poder; por tanto, está bien y es deseable que se la analice críticamente. Me encantan las mesas de En Perspectiva, pero esta es una mera repetición de lugares comunes, sin fundamento lingüístico. Sugiero, fuertemente, que se asesoren con especialistas. Por ejemplo, Irene Madfes y Victoria Furtado, dos lingüistas uruguayas especializadas en lengua y género, y Graciela Barrios, Mariela Oroño y Pablo Albertoni, tres sociolingüistas uruguayos que han escrito abundante sobre políticas lingüísticas y lengua estándar.

Karina


No sólo en nuestra Constitución no se establece un idioma oficial del país. Por ejemplo, hace algún tiempo oí decir que en Estados Unidos no hay norma que establezca el inglés como lengua oficial, por ejemplo. Creo que se vio tan obvio que nuestra lengua era el español (o castellano), que no se entendió necesario establecerlo a texto expreso.

Esta iniciativa surge presumiblemente como reacción a la imposición del «lenguaje inclusivo» en la Intendencia de Montevideo. Y está bien, salvo que si se lo dispone sólo por ley puede objetarse que no sea preceptivo para los gobiernos departamentales, con lo cual se torna ineficaz. La solución estaría por el lado que indicó el Dr. Abal: dictar una ley interpretativa de la Constitución, o tal vez, una ley constitucional a ser ratificada por plebiscito.

Y que Pérez del Castillo no confunda esto con la libertad de cátedra; un docente debe dictar sus clases en una lengua que sea de reglas gramaticales y ortográficas inequívocas. Si no, si vamos a aceptar la «libertad de cátedra» como forma de enseñar a gusto del docente, imagínense por ejemplo qué sería si un profesor de matemáticas se declarase «no euclidiano» y no enseñara el postulado sobre las paralelas. Pregúntenle a Grompone las complicaciones que traería; yo me imagino que nos volveríamos locos, por ejemplo, para dibujar con regla y escuadra…

Jorge


Admiradísimo Grompone:

Me siento obligada de hacer una aclaración luego de escuchar reiteradamente por diferentes personas, que en el idioma alemán, el plural es femenino y masculino.

En ese idioma (del que debo hacer uso a diario tanto en mi vida profesional como personal) tanto en el dativo como el genitivo el plural es masculino.
Por ejemplo:
Hablé con LOS señoras (dativo).
LOS amigas «de» Adriana (genitivo).
Únicamente en nominativo o acusativo podría decirse que el es femenino, aunque aquí también se escribe inclusivamente desde hace muchos años. Por ejemplo: Lehrer/Innen = maestros/as = maestr@s.

Considero que el idioma es dinámico y las estructuras que lo «preservan» deberían ser lo suficientemente flexibles como para asumir los abrumadores o rápidos cambios del mismo generados por una sociedad cada vez más globalizada. Y no olvidemos: en todas las lenguas hay excepciones.

Ire


¿Cómo te comunicás con En Perspectiva?

Por Whatsapp: 091 525 252
Por correo electrónico: enperspectiva@enperspectiva.net

Las opiniones recibidas podrán ser editadas por extensión y claridad.


¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: