Sobre el proyecto Viñoly para San Rafael (2)

El proyecto del Grupo Cipriani para el Hotel San Rafael de Punta del Este, divulgado la semana pasada, se convirtió de inmediato en el centro de una muy fuerte polémica. Los arquitectos Conrado Pintos, exprofesor de Proyectos y hoy profesor emérito de la Facultad de Arquitectura de Udelar, y Roberto Chiacchio, director general de Planeamiento de la Intendencia de Maldonado, discutieron sobre la propuesta presentada por Rafael Viñoly y el Grupo Cipriani para ese ícono puntaesteño. Nuevamente, la audiencia hizo llegar sus opiniones.


Permitir excepciones tan relevantes al Plan de Ordenamiento Territorial no hace otra cosa que invalidar ese instrumento. De aquí en adelante no tendrá ningún sentido intentar ordenar el territorio si existe, por la vía de la excepción, la posibilidad de que el mismo se “desordene”.

Héctor Ventimiglia
Vía correo electrónico


Estoy de acuerdo con Conrado: es muy difícil que un turismo de alta gama busque meterse en un edificio de 60 pisos. Hay que preguntarse qué busca ese público y preguntarse si con la bandera del turismo podemos permitir que la ya perdida Punta del Este termine siendo un depósito de lujo basura.

A nadie le interesa la calidad de la arquitectura, de acuerdo con Conrado una vez más

Camila Nóvoa
Vía correo electrónico


Las fortalezas turísticas de Uruguay están en la calidad de su ambiente, de sus costas, sus paisajes, su reserva de flora y fauna, su tranquilidad, su cielo limpio, su gastronomía, en la ausencia de contaminación en todos los ámbitos.

El fútbol, la carne, la marihuana, los avances sociales, Mujica…, nos han mostrado en el mundo.

He visto en Europa propuestas turísticas muy sencillas, muy exitosas, de muy poca inversión, para franjas muy pudientes, sustentables y compatibles con el ambiente.

Las grandes inversiones se necesitan para otros rubros.

Igualmente, bienvenidos los que hacen y, de paso, provocan el pensamiento.

Marcos Graña
Vía correo electrónico


En algún momento tenedrán que admitir que a la trilogía de grandes edificios la querían construir en algún lado. San Rafael fue una excelente excusa.

No es rentable reparar el hotel, porque las medidas de sus habitaciones no son las actualmente estándar. El negocio es el edificio, el resto no importa: «Hay que hacerlo de todas formas».

Es una verdadera lástima que el último eslabón es la naturaleza que va a quedar sumergida por debajo del hotel.

Gonzalo (de Maldonado)
Vía correo electrónico



Por lo visto el arq. Viñoly se quedó corto: no solo se precisará mucho tiempo para la digestión de su proyecto, también será necesaria la ingesta de grandes cantidades de antiácidos, colagogos y coleréticos.

Ing. Agr. Ricardo Varela Estellano
Vía correo electrónico


Notas relacionadas

Debate sobre el proyecto para el San Rafael: ¿”Revolucionario” o una condena al hotel a “una sobrevida de ridículo”?

Un cambio en el mercado inmobiliario y una ruptura con el “karma increíble” de Punta del Este: El proyecto de Rafael Viñoly y el Grupo Cipriani para el hotel San Rafael

Presentación a la Junta Departamental de Maldonado del proyecto para el hotel San Rafael



¿Cómo te comunicas con En Perspectiva?

Por SMS: 55511
Por correo electrónico: enperspectiva@enperspectiva.net

Las opiniones recibidas podrán ser editadas por extensión y claridad.


¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: