Sobre el baby fútbol y las «futuras promesas»

Sobre el baby fútbol y las «futuras promesas»

En entrevista con En Perspectiva Jorge Señorans contó el proceso de investigación detrás de su libro La cara oculta del baby fútbol y repasó algunas de las conclusiones a las que pudo llegar a través de las entrevistas que hizo. A continuación, la opinión de los oyentes sobre este tema.


Trabajé muchísimos años en baby fútbol. No es tan complejo, el problema es que el Estado hace vista gorda a la corrupción.

ONFI es el organismo regulador del fútbol infantil, no solo de baby fútbol, desde los 6 a los 13 años. La Departamental de Montevideo funciona en paralelo a esta entidad. El presidente de la Departamental de Montevideo es exitista. Prioriza la competencia para filtrar a los mejores. Y fue, además, quien definió salirse de la estructura de la ONFI (junto a los presidentes de las Ligas).

Es bueno preguntarse cómo el presidente de la Departamental de Montevideo de baby fútbol es hoy en día integrante de la AUF y delegado de muchos clubes de primera división. La cuestión es simple: el Estado ha dejado que armen toda esta estructura, por omisión y porque no comprenden que el baby fútbol no es fútbol sino una expresión social.

Alejandro Villaverde
Vía correo electrónico


Muchas veces, en la enorme mayoría de los casos, son las propias familias las que impulsan el accionar de los cazatalentos. Los contratistas no son los únicos culpables.

Daniel Martínez
Vía correo electrónico


Tengo un nieto de 8 años que juega partidos todos los días. El sábado jugó dos. Uno antes de almorzar y otro después. El domingo, en la hora mismo del almuerzo. Los niños salen campeones, pero sus necesidades están desatendidas.

Susana, de Lagomar
Vía llamada telefónica


En caso de que el niño no tenga un contratista que lo banque, debe asegurarse de no sufrir ningún quebranto de salud durante las formativas. Si no, aunque sea un crack, queda afuera.

Gerardo, de Buceo
Vía correo electrónico


El problema es que el tema de las «futuras promesas» recaiga en almaceneros, panaderos y personas de oficios similares. Saben poco de fútbol competitivo. Pasa a ser más un tema de «sociabilidad» que de «buen ojo». Por eso ya no salen jugadores de la calidad de antes en el fútbol, sobre todo local. Y los que se van al exterior, todo el tiempo vuelven o juegan en segunda.

Sergio Olmos
Vía correo electrónico


El niño a quien le señalan la posibilidad de ser un crack pierde el interés por el estudio. Si no llega a crack, está condenado a no ser nada. Muy otra es la actitud de ciertos clubes que fomentan el fútbol y también el estudio.

Rosario Firpo
Vía SMS


¿Cómo te comunicás con En Perspectiva?

> Por SMS: 55511
> Por correo electrónico: enperspectiva@enperspectiva.net
> Por Facebook: En Perspectiva

Las opiniones recibidas podrán ser editadas por extensión y claridad.


Nota relacionada
Fútbol infantil “se ha transformado en un negocio” y expone a niños a “muchísimos” riesgos, dice Jorge Señorans, autor del libro La cara oculta del baby fútbol

Foto: Niños jugando al fútbol, Plaza de Deportes nº 1, Ciudad Vieja, miércoles 26 de abril de 2006. Crédito: Ricardo Antúnez/adhoc Fotos.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: