Tags: debate político

“Por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca”, postula el Apocalipsis bíblico. Como signado por esa condena, el debate político se simplifica a nivel panfletario, ajeno a las complejidades de la realidad. Se juega a la polarización y los “tibios” no cuentan, no merecen explicaciones sobre las soluciones que…