El diario del lunes
2015: Lo que tenemos

Por Fernando Butazzoni ///

Al final no tendremos el agujero de Aratirí, pero tenemos el agujero de Ancap. Tenemos a Danilo Astori que trata de explicar lo inexplicable, a Raúl Sendic que hace lo mismo pero al revés y a la oposición que juega a la perinola con datos que, aunque son públicos, ellos los presentan como si fueran secretos de Estado.

También tenemos a Eugenio Figueredo preso y dispuesto a colaborar con la Justicia, o sea a delatar a quienes lo coimearon. Tenemos casi construido el estadio de Peñarol y ahora habrá que ver cuánto tarda su afiebrada parcialidad en deconstruirlo.

Tenemos al doctor Julio María Sanguinetti, todo un patriarca de la política, enfrascado en un sorprendente debate conceptual con un patriarca del humor, el señor Darwin Desbocatti. El problema es que Sanguinetti polemiza con un personaje, no con una persona. Es como si discutiera sobre la historia colombiana con el coronel Aureliano Buendía. A estas alturas no sé quién es más gracioso, si Sanguinetti o Darwin.

Además tenemos a Amodio Pérez, que escribe sin parar sus múltiples verdades, una atrás de otra y en formato libro. Va camino a convertirse en una especie de Balzac con tobillera electrónica. Tenemos una de las ciudades más sucias de América, y tenemos a la población que la ensucia indignada por ello.

Tenemos la vanguardia en la generación de energía no contaminante y a la vez nos preparamos para acometer la primera perforación en busca de petróleo. Tenemos una ciudad gay friendly y tenemos al señor Espert aprontando el pomo para el carnaval: prueba irrefutable de las virtudes de nuestra democracia.

Tenemos a Novick y al intendente Martínez dando cátedra de concertación, lo que ha desconcertado a muchos. Tenemos a Fasano que amaga con volver a La República, con lo que ya puede iniciarse el trámite parlamentario para restablecer la Ley de Duelos.

Tenemos a Gavazzo con prisión domiciliaria y tobillera electrónica. Capaz que le sigue el tranco a Amodio y escribe otros libros, así en lugar de un Balzac tendremos dos, para envidia de los franceses que ya de por sí son un poquitín envidiosos.

No seamos necios: tenemos muchas cosas buenas, para qué negarlo. Tenemos el lenguaje inclusivo, o sea a ellas y ellos, a todos y todas, a amigos, amigas, amiguitos y amiguitas.

Tenemos la inclusión financiera, la playa del Cerro, la DGI, al colorado de Omar Gutiérrez, los fines de semana largos, al Gucci, Pare de Sufrir, El Bocón, el tránsito en la Interbalnearia, Vidalín, los pronósticos de Torraca, el gesto adusto de don Ernesto Murro, el efectivo al toque de Creditel, la programación de la tv cable, la página editorial de El País y a la familia del taxi.

Tenemos las ilustraciones en las cajas de cigarrillos, la simpatía de Graciela Bianchi, a los refugiados sirios que sueñan con irse para Alemania, los discursos de Joselo López, a la perra Manuela, los autitos chinos, las motitos chinas, los restaurantes chinos, el horóscopo chino y los cuentos chinos.

Y muchas, muchísimas otras cosas maravillosas, que omito para no fatigar al lector. Y tenemos, por si algo nos faltaba, a Luis Suárez listo para volver. ¿Qué más podemos pedir?

***

El diario del lunes es el blog de Fernando Butazzoni en EnPerspectiva.net. Con esta columna se despide hasta el año próximo y da comienzo a unas merecidas vacaciones. El reencuentro con los lectores en 2016 será el lunes 22 de febrero.

En Perspectiva no necesariamente comparte los puntos de vista expresados por los columnistas, blogueros y colaboradores, que son responsabilidad exclusiva de los autores

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

2 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Esta nota es de antología. Es para guardar.
    En muchos pasajes se me vino a la piel el humor ácido y sin concesiones de Jardiel Poncela.
    Recomiendo seguir a Butazzoni.
    Va a más, cada vez que piensa un rato y teclea a rabiar, siempre condicionado por el espacio.
    Y dice lo que no todos podemos decir con su casi, diría yo, fina crueldad intelectual. Nos entiende, interpreta a los sin voz pero con voto; es algo así como el albacea de nuestras imposibles expresiones…
    Un saludo fraterno, (ex) compañero.
    Scaniello

    Reply

Escribir Comentario: