¿Cómo impacta en Uruguay la situación argentina?

¿Cómo impacta en Uruguay la situación argentina?

Análisis de Tamara Schandy de la consultora Deloitte sobre cómo pueden trasladarse a territorio uruguayo los embates económicos que está sufriendo Argentina. Además, el corresponsal en Buenos Aires de En Perspectiva, Fernando Gutiérrez, realiza una actualización de la situación en el país vecino, donde el peso argentino tuvo su peor caída diaria en todo el 2018

Actualización del corresponsal Fernando Gutiérrez:

“Ayer nos asombrábamos del dólar a 34, hoy luce baratísimo”, dice Fernando Gutiérrez. “No hay ninguna señal para suponer que hoy el mercado se pueda llegar a calmar”.

Según el corresponsal, esto es índice de falta de credibilidad del Gobierno de Mauricio Macri. Las medidas -suba de cinco puntos del encaje bancario, suba de tasas hasta el 60%- no surtieron el efecto necesario. El FMI insiste con que se libere el precio del dólar, pero el Banco Central volvió a salir al mercado este viernes para contener la devaluación.

La volatilidad “es producto del contagio de la situación internacional”, según el ministro de Economía Nicolás Dujovne. Pero en la vereda contraria, la crisis está dejando de ser financiera para traducirse en una crisis política. El jefe de Gabinete Marcos Peña es quien se lleva las peores críticas.

Hay miedo de que todo esto provoque una corrida bancaria. Otras señales de nerviosismo: las empresas de alimentos habían mandado a los supermercados listas con aumentos de precios y comunicaron que quedaron sin efecto, ya que se está elaborando una nueva lista con un aumento mayor. “La economía se quedó sin precios”, afirma Gutiérrez.

“El Gobierno de Macri está cada vez con menos margen de maniobra y cada paso es muy meditado”, agrega el corresponsal. De acuerdo con él, el plan del equipo económico planteará llegar al déficit cero para 2019, cuando originalmente el objetivo era apuntando a 2020. Este ajuste tiene la intención de recuperar credibilidad y recomponer la relación con el FMI. Otra posible medida es un nuevo acuerdo con el peronismo no kirchnerista, que incluiría ofertas de ministerios.

Análisis de Tamara Schandy (Deloitte):

Es imposible intentar predecir valor del dólar en el día a día, pero hay algunas grandes conclusiones que parecen claras para Uruguay:

La primera es que argentina venía arrastrando fuertes desequilibrios macroeconómicos y el tiempo para un ajuste “gradual” se acabó. Sin financiamiento, el ajuste tiene que ser más drástico; y eso pasa por un menor gasto doméstico y un tipo de cambio real más alto.

La segunda es que seguramente vamos a ver a Argentina con una recesión relevante, con bajas del orden de 3 %-4 % en los próximos trimestres. En el promedio de 2018 eso no se va a notar tanto porque hay un efecto arrastre grande del crecimiento que se había visto en el último tramo de 2017 y en el primer trimestre del 2018, pero en el segundo trimestre la economía ya cayó mucho (en parte por sequía) y con este desorden financiero y con el salario real bajando fuerte seguramente los datos del segundo semestre van a confirmar bajas adicionales.

La tercera es que vamos a un escenario de inflación alta, como consecuencia de un pasaje a precios de la suba del dólar pero además porque es funcional al ajuste. Con la dinámica del gasto nominal y por dónde están las tasas de interés en Argentina, sería muy nocivo pensar en que la inflación baje muy rápido.

Y la cuarta conclusión es que con inflación alta a lo largo del tiempo también se irán requiriendo nuevas subas del tipo de cambio nominal para que el tipo de cambio real siga siendo “alto” y ayudando a mejorar la cuenta corriente.

¿Hasta dónde puede subir el dólar en Argentina?

Es imposible tratar de acertar ese ejercicio. Estamos en medio de una corrida y claramente hay una crisis de confianza. Hay disparadores externos y hay temas muy propios de la dinámica financiera, además de los elementos más macro que mencionaba antes. ¿Puede haber algo de sobrerreacción? Quizás, pero eso nunca lo sabemos hasta no ver el final de la película.

Me interesa destacar que, aunque hasta ahora el dólar subió muchísimo, venimos de una situación de mucho desalineamiento y que en términos reales el dólar todavía no luce “tan” alto… Ciertamente no nos parece para nada evidente que estemos ante un overshooting o una sobre-reacción muy transitoria del mercado, como se dice en estos días en Argentina.

Si tomamos base 100 en un promedio histórico largo (entre 1975 y 2015, por ejemplo), con un dólar de $ 40 nominales hoy estamos en casi 120: 20 % por encima de la media histórica de tipo de cambio real con Estados Unidos. Como referencia, sepamos que los máximos que se alcanzaron en la crisis de 2001-2002 eran muy superiores a los actuales, con ese indicador en casi 180. Claro que ahora no estamos en un escenario de corralito, crisis bancaria ni crisis política de aquella magnitud… pero si tomáramos la mitad de lo que subió en aquel entonces, todavía queda margen para que siga subiendo.

¿Qué impactos podemos esperar en Uruguay?

El primero evidente es presión para un tipo de cambio más alto… Ya lo estuvimos viendo en estos dos últimos días. Ayer el dólar cerró arriba de $ 32, aunque por segundo día el Banco Central intervino vendiendo dólares en el mercado.

Ahora, no nos imaginamos que el dólar en Uruguay replique lo que se ve en Argentina, por lo que vamos a estar perdiendo más competitividad.

¿Cómo está nuestra relación de precios con los niveles de tipo de cambio de ayer?

Con $ 32 y $ 40 el tipo de cambio real Uruguay-Argentina está 40 % por debajo de la media histórica. Visto de otro modo, estamos con el mismo tipo de cambio real que en el primer semestre de 2002, después de la devaluación de Argentina y antes de que Uruguay abandonara su banda de flotación a mediados de año.

Es evidente que los vínculos entre ambas economías son muy distintos a entonces. Dependemos muchísimo menos de Argentina en el comercio de bienes y sobre todo no tenemos la enorme vulnerabilidad que había entonces por el canal bancario (por los depósitos de no residentes). Pero en términos del shock “real” estamos hoy en un lugar muy serio. El turismo lo va a sentir enormemente, también algunos sectores industriales y el comercio de frontera. Argentina se abarató mucho para los uruguayos y seguramente va a haber desvío de compras.

En definitiva, se está materializando un escenario de ajuste severo en Argentina y Uruguay lo va a sentir. Es un shock negativo para nuestro país que va a tener efectos en el tipo de cambio, en la inflación, en el empleo y en la actividad económica… Hace un par de semanas el escenario base que veíamos para Uruguay era de crecimiento pequeño pero no de recesión… Esto que estamos viendo en Argentina le pone otra luz a esa perspectiva. Habrá que ver la reacción de la política económica, pero la probabilidad de recesión empieza a ser relevante.

Nota relacionada
Dólar pasó los $ 40 en Argentina: “Daría la sensación de que el momento de mayor pánico pudo haber pasado con las medidas del Banco Central”

***

Foto: AFP PHOTO / Eitan Abramovich

Este contenido y otros análisis de Deloitte los encontrás en www.objetiva.com.uy.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario