Desde hoy el Uruguay es menos

Desde hoy el Uruguay es menos

Por Fernando Butazzoni ///

Desde hoy el Uruguay es menos. Un poco menos de lo que era, de lo que fue. Se murió Galeano, me dijo Lucy de mañanita, cuando yo tomaba mate y miraba por la ventana cómo se iba desperezando 18 de Julio. Y así nomás, con esa frase, una época de mi vida, de mi país y de toda América Latina se cerraba para siempre.

Una vez, hace como veinte años, escribí en Brecha un artículo en el que afirmaba que Eduardo Galeano era uno de los grandes escritores de la literatura en nuestra lengua. Fue a propósito de una polémica, y lo pude afirmar sin rubor (ni para él ni para mí) porque nunca fuimos amigos, pese a que coincidimos en numerosas ocasiones aquí y allá. Creo que nos queríamos, pero de lejos.

Eso que dije hace 20 años lo reitero hoy. Más allá de la descarga torrencial que fue Las venas abiertas de América Latina, Galeano supo construir con infinita paciencia una vastísimo mural con miles de historias extraordinarias vividas por personas comunes y corrientes. Supo ver la madera en el palito, como dijo Gelman. Supo trabajar la palabra y sostenerla. La llevó por el mundo, infatigable, empecinado, alborotador. O tal vez la palabra lo llevó a él, lo hizo volar, lo aterrizó, lo parió de nuevo.

Acertó y erró. Soñó y tuvo sus pesadillas, y todo eso lo compartió con sus lectores, que han sido millones en muchos idiomas. Fue odiado y amado como pocos escritores. Y él amasaba su obra con esos amores y también con aquellos odios, los que imagino le llegarían de lejos, como una llovizna en una tarde de invierno. Supo cobijar muchas esperanzas ajenas, supo darle forma a muchas utopías. Vivió para contarlo y eso es bueno.

Ahora la palabra se queda junto con sus historias, pero él se va. Yo soy menos ahora, todos somos un poquito menos. Aunque quizá sea al revés, y la pérdida nos haga un poco más, algo mejores.

***

Sobre el autor
Fernando Butazzoni es escritor, periodista y guionista. Integra La Mesa de los Jueves de En Perspectiva.

Tiene la palabra
Lunes 13.4.2015

Foto: Eduardo Galeano en el café Brasilero de la calle Ituzaingó, Ciudad Vieja de Montevideo, abril de 2008. Crédito: Javier Calvelo/adhoc Fotos.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

8 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Mercedes Rodriguez · Edit

    Me ha gustado especialmente la descripciòn que hace Butazzoni del poder maravilloso de las Palabras, gestora, paridora de hombres y mundos, buscadora incansable de motivos para elevarse y transportarnos junto a ella. Si, creo que ese fue uno de los méritos de Galeano…, supo captar los mensajes detras de mìnimas historias, de personajes desconocidos o nò que, bajo el influjo de sus palabras, se elevaron a dimensiones de arte, cultura y, todo eso, sin perder la calidez…

    Reply
  2. Me resultó bastante desagradable que algun participante en la mesa de hoy, y algún columnista también, expresara sus reservas respecto de la calidad literaria, o los conocimientos sobre algún tema de Galeano. Pensaba que aún no lo habían enterrado y ya estaban señalando sus partes criticables. Pienso que 24 horas de tregua no es mucho pedir. Me pregunto ¿para abordar estos temas no sería mas serio esperar algunos días?

    Reply
  3. No coincido con que desde hoy ‘el Uruguay es menos’. No creo que Galeano pensara así tampoco. Aparte perdura en sus escritos. Digo sí, que echaremos de menos la calidad, la claridad y el arte de Galeano. Eso, sin duda.
    Uruguay tiene excelentes escritores ignorados por el sistema, que excluye a muchos desconocidos y se nutre con las figuras de siempre, aunque sean indiscutiblemente buenas. A reflotar esa riqueza de nuestros escritores inéditos. En nombre de Galeano.

    Reply
  4. No me molesta que se lo critique, sólo me alcanza para ver la estatura del que se anima a hacerlo. Galeano fue polémico, pero jugado. Lucía egocéntrico pero se metía en la piel de los demás de tal forma como sólo los que logran un gran desprendimiento pueden hacerlo. Galeano descansa en paz, ahora nos toca a nosotros seguir por el camino de tus enseñanzas.

    Reply

Escribir Comentario: