Una falta de perspectiva: Nosotros al ritmo Twitter

Por Emiliano Cotelo ///

Una de arena y una de cal.

En mi editorial anterior, elogié con mucho calor el resultado de una de Las Mesas de En Perspectiva. No me dio pudor lo que podía parecer autobombo. Expliqué que escuché esa tertulia estando de licencia y quedé muy conforme como oyente con aquel intercambio de información y opiniones en un tema importante (el nuevo Código del Proceso Penal). Me había resultado estimulante y útil, y recomendé que quienes se la hubieran perdido, la buscaran.

Hoy, en cambio, me toca admitir y lamentar un error.

Estoy hablando de una nota de hace casi dos semanas.

Puede pensarse que para un espacio periodístico que sale “al aire” todos los días hábiles, lo que pasó, pasó y asunto liquidado. Pero acá tratamos siempre de evaluar lo que hacemos. Y a veces ese análisis requiere maduración.

Después de haberlo pensado y discutido entre nosotros quiero detenerme en aquella equivocación y tratar de sacar de ella algunas reflexiones que puedan resultar útiles.

Dos muertes

El miércoles 30 de enero los integrantes del equipo periodístico de En Perspectiva -personas con mucha y poca experiencia profesional, con visiones diversas y estilos diferentes- debatimos, como es usual, la agenda del programa siguiente.

En menos de 48 horas habían ocurrido dos asesinatos de policías vestidos de particular: el primero, el lunes 28 mientras el hombre entrenaba en bicicleta en el barrio Pérez Castellanos; y el segundo, ese mismo miércoles de mañana, una “ejecución” flagrante que abatió al agente de tres disparos cuando salía de un garage en La Blanqueada. A todos en el equipo nos pareció que esos hechos debían recibir especialísima atención.

Ese estado de sensibilidad y alerta también cundió en los sindicatos policiales y buena parte de la dirigencia política. Las reacciones ubicaban esas muertes en una escalada contra policías que en los últimos meses incluye homicidios pero también ataques para robarles –con violencia y sin ella- pistolas, municiones y chalecos antibalas. En un rato, la inseguridad que sentimos los uruguayos se expresó en declaraciones en los medios de comunicación y reiteración de furias y miedos en las Redes Sociales.

La entrevista

Decidimos, entonces, que al día siguiente, jueves, dedicaríamos a este tema tan sensible el espacio de la entrevista central. Elegimos para ello al comisario mayor (R) Sergio Guarteche, un oficial con una larga y respetada trayectoria. Guarteche aceptó enseguida; estaba conmovido por las noticias.

Luego, ya “al aire”, tanto en la introducción del reportaje como en algunas de las preguntas que planteé, al referirme a los dos asesinatos yo di como probados extremos que no lo estaban; no tuve la prudencia y la ponderación que siempre he preferido como estilo periodístico.

De esa manera hasta condicioné, de algún modo, al invitado. Es cierto que Guarteche terminó exponiendo aquel día una visión crítica sobre el conjunto de la política de seguridad ciudadana -que iba más allá de las novedades más recientes- y que ese planteo era interesante y a tener en cuenta; pero claramente lo hizo “movilizado” por dos hechos de sangre que afectaban a la Policía, esa institución a la que había dedicado buena parte de su vida.

La “sorpresa”

El problema fue que esa misma tarde la investigación fiscal y policial concluyó, con elementos de prueba contundentes, que el segundo asesinato había sido fruto de un espantoso diferendo familiar: un hermano del policía había contratado a un sicario para laudar un enfrentamiento por cuestiones de dinero. En cuanto al primer homicidio, por lo menos por ahora, no hay pruebas de que haya sido más que el resultado de una rapiña que se fue de madre.

Pasando en limpio

En definitiva, a las pocas horas el cuadro cambió: las dos desgracias habrían sido crímenes aislados, delitos comunes, digamos, y no efecto de una “guerra a la policía”. Era un giro de 180 grados con respecto al momento inicial, cuando saltaron las alarmas de una sociedad hiperconectada que se aleja de la comunicación genuina y se recarga de prejuicios. Y nosotros, acá, en esta radio, fuimos parte de ese problema que tantas veces hemos señalado: el de moverse en base a conclusiones apresuradas, difundir presunciones infundadas…

Algunos de nuestros oyentes nos escribieron, respetuosamente, manifestando su desconcierto y preguntando qué teníamos para decir.

Al ritmo de la ansiedad

Este editorial no apunta al entrevistado sino al equipo y a mí mismo como director de este programa.

La vorágine noticiosa suele ser mareadora; precisamente por eso, mantener el rumbo requiere oficio y análisis calmo. Cuando le erro como periodista no pierdo solamente la oportunidad de hacer bien mi trabajo; hay casos en los que contradigo los criterios que pretendo respetar.

Disculpas y más

Por eso, además de asumir el error de procedimiento y de pedir las disculpas del caso, me parece importante reiterar y advertir que este “ritmo tuit” que nos rodea multiplica de manera exponencial los efectos dañinos de cada gesto imprudente. Vale la pena reiterar que “esperar y ver” es mejor que “hablar antes de tiempo”; y que esa actitud debe primar sobre la urgencia artificial de pronunciarse, con esa ansiedad por intervenir antes de saber bien qué es lo que pasa.

El periodismo que nosotros desarrollamos busca encender lámparas, todas las que pueda, para iluminar la realidad desde enfoques diversos. La audiencia debe contar con más y mejores elementos para conocer y resolver los dilemas diarios.

Un “patinada” como la que cometimos el miércoles 30 y el jueves 31 es una señal de alarma; nos recuerda duramente sobre el peligro de dejarnos llevar por el coro inmediatista de las Redes Sociales. Las equivocaciones vienen muchas veces de la apuesta automática a ese provinciano engañoso y comodón que llamamos “sentido común”, cuando en realidad es, apenas, una bolsa de hábito y costumbre.

Adormecidos por el hábito o cegados por los juicios ultra veloces, no podemos hacer buen periodismo, ni nosotros ni nadie.

Para tener a raya el talante ansioso y hasta oscuro que parece afectarnos a todos, lo mejor, creo, es empezar por despejar la propia casa. Y mantener el aplomo… y la perspectiva, haciéndole honor al título de este programa.

***

Emitido en el espacio En Primera Persona de En Perspectiva, lunes 11.02.2019

Nota relacionada
Comisario mayor (R) Sergio Guarteche: Asesinato de policías genera “desesperación, amargura e impotencia”; desde 2014 hay “descalabro”, se comienza a “atentar” contra efectivos

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

31 Comentarios - Escribir un comentario

  1. excelente reflexión que habla muy bien de todo el equipo.
    No todos tienen la capacidad de admitir públicamente algún error y eso merece un premio, aunque debiera ser lo más habitual
    Saludos y siempre con Uds!

    Reply
  2. Si tuviera 40 años menos, diría estás «despegado» Emiliano. Pero simplemente te digo, a ti y tu equipo, muchas gracias por tu rigurosidad y pasión por la verdad sin estridencias. Por ser realmente independiente, cosa rara en el periodismo uruguayo

    Reply
  3. Repensar con honestidad intelectual es algo infrecuente en la impronta de los tiempos que corren, correr precipitadamente arañando los hechos es lo frecuente.
    Salud Emiliano, la perspectiva sigue siendo saludable, es valiente retomar unas páginas atrás y volver a evaluarlas y a evaluarnos.

    Reply
  4. La demostración cabal de la honestidad intelectual. Capaz que no es el único equipo que reconce errores, pero hay que tener mucha entereza, mucha valentía y coraje para reconocer que – por todo lo que dices – tuvieron un error que es de los que pueden incendiar (un poco mas) la pradera. Felicitaciones, esta vez por la valentía y honradez: gran profesional de la comunicación!!!!!!

    Reply
  5. Me quedo con esas palabras: el aplomo, la espera, el pensar antes que actuar y la escucha, antes que la urgencia de decir.
    Los escucho siempre. Saludos.

    Reply
  6. De la «lección aprendida» por ustedes, aprendemos todos los que te escuchamos hoy de mañana: con curiosidad al principio, con sorpresa después, con admiración y reconocimiento al final …realmente enriquecedor el análisis , la actitud y el ejemplo.
    Muchos saludos !!

    Reply
  7. Felicitaciones al Sr. Emiliano Cotelo y todo su equipo.
    Por su honestidad profesional es un modelo a seguir por el colectivo de periodistas de nuestro medio.
    Muchas veces aprendo con sus reflexiones y sus programas, a veces estoy de acuerdo y a veces no.
    Es un remanso entre tantos mensajes fuera de sentido.
    Cordiales saludos.

    Reply
  8. Muchas gracias Emiliano y Equipo por tan claro análisis, por la valiente actitud de salir al aire a decírnoslo y por matener en alto la vara de la rigurosidad periodística!!
    Mi adhesión al programa queda fortificada.
    Saludos.

    Reply
  9. Muchas gracias a Emiliano y su Equipo, una clara demostración de la calidad humana, del profesionalismo, y confirma que la entrega diaria es excelente.
    Felicitaciones y adelante!
    Saludos para todos.

    Reply
  10. Excelente autocrítica sería y madura. Ha sido una lección para todos. Debemos hacer ese Autoanalisis más frecuentemente en uesrei día a dia.
    Además, “quien anda le pasa”. Continúa así!
    Manuel Vieira.

    Reply
  11. Orgullosa de escucharte Emiliano desde el año 85, y de no sólo escucharte sino de hacer el ejercicio de escuchar varias voces y tomar opinión. Un placer de toda una vida. Que puedas formar a muchos como tú !!!

    Reply
  12. La obtención de la primicia es una carrera con obstáculos poco convencional. No triunfa quien llega primero, sino quien se asegura sobre la veracidad del hecho. Más vale tarde pero cierto, que primero pero falso. Enaltece reconocer errores, y permite estar alerta para no incurrir en ellos nuevamente. Cordial saludo

    Reply
  13. FELICITACIONES al Director y su equipo. Me reafirma en la convicción de que acá hay periodismo honesto, respetuoso, valiente, responsable. Que valora su trabajo y a sus oyentes por igual. Gracias!

    Reply
  14. Excelente y acertada reflexión. A tono con «el reflexivo».Pero me permito una sugerencia, o mas bien un pedido a Ud. y su equipo: Considerando «el paquete completo» es decir incluyendo las declaraciones del policía – o ex policía – Guarteche, me parece que queda «algo gordo» por descubrir y en lo que les sugiero hurgar: Como es la interna policial, hay una interna/interna y otra policia vs. Ministro? Guarteche da una punta del ovillo cuando se refiere a la labor de Leal. Gracias y perdone el atrevimiento.

    Reply
  15. Excelente. Esto demuestra que reconocer los errores propios no es un signo de incompetencia sino de madurez y responsabilidad. Y hacerlo público es una lección para todos.

    Reply
  16. ¡Valiente editorial!

    Pero el (a esta altura del partido) latiguillo de: «las redes culpables de todos nuestros males», también puede estar siendo una actitud poco reflexiva y merecedora de revisión.

    Saludos

    Reply
  17. Es de enorme valor este editorial, por todo lo que implica; fruto del mismo mi confianza en el periodista Emiliano Cotelo en particular, y en su equipo en general, se torna aún mas fuerte. Salud …!!!

    Reply
  18. Recién llego a esta columna que me reconforta el alma. Como me la reconforta también leer los comentarios. Nunca está de más constatar lo que uno ya sabe: ¡como En Perspectiva no hay!

    Reply
  19. Siempre confie en el equipo periodístico de la radio. En el acuerdo o la discrepancia. Esta nota reafirma mi pensar.
    Me hice socia 3.0 a partir de esta nota.
    Vamos que vamos

    Reply
  20. Excelente la reflexión y la autocrítica, como digo siempre es un excelente programa, pero no debemos perder la «perspectiva» que siempre las actividades son «humanas» y por lo tanto no exenta de errores. También debemos verlo con esa perspectiva. Un abrazo

    Reply
  21. No es la primera vez que rectificas un error y eso exactamente es para mí lo que te hace creíble! En cuanto a la inmediatez de las redes es un mea culpa que deberíamos hacer todos!

    Reply
  22. Va mi mayor reconocimiento a ese grupo humano, que cada mañana procura brindarnos un gran espacio de reflexión.

    Cordiales saludos.

    Reply
  23. Muy adecuada y necesaria reflexión sobre el deber ser de la labor periodística, aplicable al uso ligero de las redes sociales.Gracias, Emiliano.
    Hugo Machín.

    Reply

Escribir Comentario: