Abuso sexual infantil: Un testimonio en primera persona 40 años después

Esporádica, periódicamente, casos terribles ponen sobre el tapete el tema del abuso sexual infantil.

El último de alto impacto fue la Operación Océano, a la que se han seguido agregando víctimas, muchas de ellas muy jóvenes y de ambos sexos.

Luego se sumó el caso del músico Daniel Viglietti, acusado de haber violado a una niña de diez años, integrante de su familia.

Fue justamente ese tema el que motivó a un oyente, Eduardo, de 56 años, a escribirnos al programa para contarnos su propia experiencia de abuso sexual infantil, proponiéndonos tratar el tema con más profundidad.

“El Abuso Sexual Infantil es un drama silencioso, doloroso, permanente y está instalado en nuestra sociedad sin que tomemos cabal dimensión de su letalidad en el alma de niñas y niños inocentes”, decía la carta que Eduardo nos envió.

Luego de recibir ese correo decidimos charlar con él, y eso fue lo que hicimos esta mañana. No para tener los detalles de un aspecto tan doloroso de su vida, sino porque él mismo indicó que quería ayudar a que esto no le pase a otros niños y niñas, y entendía que dar su testimonio, hablar del tema en primera persona, le ayudaba a él y podía ayudar a otros que no se han animado o no se animan a contar lo que vivieron o lo que están viviendo.

***
Entrevista relacionada: Abuso sexual infantil: ¿Cómo trabajar con las víctimas? Con Mariela Solari, directora de la Unidad de Víctimas y Testigos de la Fiscalía General de la Nación

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

6 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Gracias Eduardo y a Uds por abordar el tema en profundidad
    Yo soy testimonio en mi flia de a busos infantiles y con 64 años y desde hAce 30años que trabajamos sobre el tema en flia y contantas pefsonas que han sido victimas asi como el proceso que relata Eduardo de tratar de dejar de ser victima para sanar y ayudar a sanar a otros
    Gracias

    Reply
  2. Hola yo fui abusada con 9años por un tio, y me encerraba en un sótano si lloraba, a los 14 por militares cusndo ayanaron mi casa delante de mis hermanos mas chicos, luego tuvimos que separandonos y me tocó ir a cada de otro tio ya ahi con 15 años, de ahi me fui caminando solalita del cerrito a tres cruces a casa de mi abuela me sentia una piltrafa, a quien le contaba, no tenia a mi madre, ni padre , ni mis hermanos, todos separados, iba al taller de ceramica de un amigo de mi cuñado a ayudarlo a hacer cerámica, 17años luche con el, me violo también, a los 18 volvi a vivir con mi madre, empecé a trabajar, conocí a mi marido, no tenia orgasmos, quede embarazada, tuve 2 hijas, las cuales las cuide como cristal, pero a mi marido o se le ocurre morir y me deja con dos preadolecentes, yo trabajando y viviendo en maroñas y en un stud, 4años horrible pase, me mudé en cuanto pude, pero siempre pendiente de ellas, y antes las discuciones con mi marido, el hacia cenas y llegaba yo y sierencontraba a mis hijas sentada en la falda de algun veterano, que mal me sentia,mas por el padre, no las cuidaba, siempre les hable directamente, que no se dejaran tocar por nadie, no importa si es tio, primo amigos. Hasta ahora no tengo orgasmos y tengo 59………….

    Reply
  3. Excelente el testimonio de Eduardo. Con muy buen vocabulario deshilvanó esta problemática tan complicada. Como él dice puede suceder en cualquier familia. Tengo dos nietos adolescentes, 12 y 14, así que compartí el video con mi hija y con mi hermana que tiene una nieta de 8.
    Muy enriquecedor. Se nota que has trabajado mucho en ti mismo para cambiar la manera de pararte ante el mundo. Felicitaciones por éso. GRACIAS por compartir esta experiencia y ayudar a los que no han podido sanar. Me conmovió mucho el chico que se suicidó.

    Reply
  4. eduardo siempre he dicho sobre el dolor de mis hijos, que la muerte del alma existe y es mas negra que la del cuerpo. las victimas que se depellejan atravesando el dolor solos sabemos que estas diciendo la verdad. porque los sentimientos y las palabras son las mismas increiblemente. intentaron callarme muchas veces. jueces, fiscales, mèdicos, masones, familia… todos convencidos que mi locura arrastraba a mis hijos a un abismo ignominioso. les creì. los defendì. 13 años de miserias en el poder judicial. vì destruirse a mis hijos. y hoy solo pido verlos sanos estables y felices. Dios me lo concederà. para uno de ellos el camino viene siendo dificil tortuoso sinfin. cuànto dolor! Lastima que se murìo el Doctor J.C. y su padre, el amoroso abuelito. làstima que engañaron a mucha gente, incluída su ùltima familia. me gustarìa que su viuda y las hijas de èsta SUPIERAN QUE MIS HIJOS DIJERON SIEMPRE LA VERDAD. SIEMPRE. CON VALENTÌA. Y SIN VICTIMIZARSE. estàn pagando el precio.

    Reply
  5. Me sentí totalmente identificada con el relato de Eduardo. Tengo 55 años. Hace pocos años lo comenté con mi flia y eligieron no creerme y aislarme. Ya no soy parte de su flia. Quise quitarme la vida en 2 ocasiones, morirme toda mi vida. Dos integrantes de la flia abusaban de mi: mi padre y mi hermano. Mucho dolor, soledad, culpa. Hoy estoy de nuevo en terapia
    A los 50 años recién pude disfrutar del sexo.

    Reply
  6. Excelente entrevista…que puedo decir!!! Los pactos de silencio son muy comunes en la familia….tuve la suerte de no ser abusada….pero si acosada siempre sin testigos….es doloroso….destruye. Felicito a Eduardo ser tan valiente y reconstruirse.

    Reply

Escribir Comentario: