Asesinato de hincha de Nacional en Villa García: Vecinos consideran que, para dejar atrás la violencia, es necesario que las instituciones del barrio trabajen en conjunto

La concejal Sandra González, el maestro y activista social Javier Silva y el responsable de la parroquia Cristo de Toledo, Pastor Cardozo, analizaron en entrevista con En Perspectiva la situación que se vive en Villa García, donde la semana pasada un joven fue asesinado en un enfrentamiento armado entre hinchas de Nacional y de Peñarol.

Transcripción de la entrevista con Sandra González, Javier Silva y el sacerdote Pastor Cardozo

“Esta es una situación que se respira desde hace mucho tiempo”, dijo Cardozo, antes de considerar que “está bastante contenida”, porque los que están involucrados son “pequeños grupos”, que son vistos por los vecinos con “indiferencia forzada” por las amenazas que se realizan por las redes sociales y verbalmente.

González y Silva coincidieron en señalar la importancia que tiene para los jóvenes de la zona la pertenencia a un club de fútbol. “Para ellos su cédula de identidad es el carnet de socio de ese club determinado”, dijo González. “Los jóvenes no tienen un espacio” para ellos en el barrio, dijo Silva, y cuando se identifican con un club “ponen toda su energía allí y pierden su noción de la realidad”. También coincidieron en que la tenencia de armas entre estos jóvenes es habitual y que hay una cuestión territorial de por medio. “Es esa cuestión de ser uno más que el otro”, dijo Silva.

González señaló que hay “muchas” instituciones que trabajan en la zona, “pero individualmente, cada una en su chacrita”. Los tres referentes de Villa García consideraron que es necesario que todas estas instituciones empiecen a trabajar en conjunto para enfrentar las situaciones de violencia. “Mientras no haya unión, no hay trabajo que valga”, dijo González.

Acerca de la movilización del domingo, González opinó que Nacional y Peñarol “deberían haber estado, por lo menos acompañando a los padres del chico” que murió. Además, consideró que el temor fue un factor importante para que la asistencia a la concentración fuera de menos de 100 personas.

Transcripción de la entrevista con Sandra González, Javier Silva y el sacerdote Pastor Cardozo

Mesa relacionada
Un procesado con prisión por el homicidio del hincha de Nacional

Fotogalería
Villa García se movilizó por el asesinato de un hincha de Nacional

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

3 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Por este motivo es que sigo «En perspectiva», brindar la información que realmente es imprescindible que debemos saber!!! «barrios olvidados» cómo lo mencionó la conseja , celebro que este programa ocupe el tiempo en este tipo de problemática.
    Es hora de que las autoridades, sociedades civiles, religiosos y pobladores, se sienten en una mesa para trabajar transversalmente, cada uno desde su territorio y su contexto.
    Para que este tipo de circunstancia ocurra, debe el gobierno bajar líneas políticas y generar los espacios apropiados para que el diálogo – en primera instancia – pueda mover y desde ahí cambiar.

    Reply
  2. considero muy bueno que traten estos temas, que tienen consecuencias trágicas y otras que quizás nos sean trágicas, pero que también son muy negativas.
    Es terrible que la identidad pase casi únicamente para muchas personas por ser hincha de un equipo. Y es terrible y asqueante que las muertes sean reivindicadas como triunfos en los cantos de hinchada. Como se discutió en la mesa algún día el fútbol tendrá que tomar el ejemplo del básquetbol e interrumpir los partidos cuando los cantos o los gritos sean excesivamente violentos.
    Tal vez los dirigentes no se percaten que todo esto incluso va contra el negocio del fútbol. Simplemente como ejemplo, yo fui hincha de un equipo «grande» y, por ejemplo, no faltaba a un clásico, hasta que empezaron los asesinatos de hinchas. No volví, porque el club no hizo casi nada para evitar dramas futuros y porque no quiero de alguna forma ser cómplice. Y no voy a volver a una cancha en la que se canten reivindicaciones de la violencia. Por lo cual mis hijos conmigo conocerán algunas canchas chicas y el estadio cuando juega la selección, pero no los partidos de los presuntos grandes.

    Reply
  3. Conquistar a los ajenos, someter a los distintos, conductas primitivas de trágica vigencia cotidiana; dominar territorio por la brutal violencia al igual que los narcos. Una sociedad dividida en chacras mentales: chetos y planchas, progres y fachos, bolsos y manyas, etc; mínima tolerancia, mucha frustración. Se le podrá achacar a la educación, a la seguridad, a la politica, pero la familia cambió y ese pilar afectivo nos dejó renga la ecuación. Legitimarse como ser social en la pertenencia, en ser parte de algo, desde el sentimiento y sin racionalidad, adquirir identidad en una camiseta; además de una gran pobreza de espíritu es un grito desesperado de orfandad comunitaria. La culpa siempre es de los otros, los villanos, la razón siempre es nuestra, los buenos; el duro y sangriento fracaso es de todos; porque no logramos pensar, sentir y luego convivir como «todos», espacio hay y hay que compartirlo.

    Reply

Escribir Comentario: