Bordaberry: Ancap está en «riesgo de seguir el camino de Pluna”; además de capitalizarla, hay que vender sus unidades deficitarias y hacer «ya» una reestructura a fondo

El senador del Partido Colorado Pedro Bordaberry dijo en entrevista con En Perspectiva que el ministro de Economía, Danilo Astori, y el ex presidente José Mujica están en un “torneo del ‘yo no fui’”  y repasó algunas medidas que considera necesarias para Ancap, como el despido de gerentes y el cambio de los integrantes del Directorio.

Transcripción de la entrevista con el senador Pedro Bordaberry (VU, PC)

“Ancap es una empresa que está al borde de la quiebra”, dijo el senador Pedro Bordaberry (PC), antes de agregar que las opciones son capitalizarla o cerrarla. En este sentido, dijo que él se inclina por capitalizarla, porque es una empresa “necesaria” para el país, pero que además se tiene que hacer una reestructura y despedir gerentes y directores. “Hay que hacerlo ya”, porque “Ancap corre el riesgo de seguir el camino de Pluna”, agregó.

Bordaberry dijo que “hay que evaluar cada unidad” de negocios de Ancap y “desprenderse de las que no den ganancias” o hacer modificaciones para evitar pérdidas. Como ejemplo, dijo que Alcoholes del Uruguay (ALUR) le cuesta a Ancap US$ 100 millones por año, y propuso que “en lugar de exigir un mínimo de porcentaje (de biocombustible) en las naftas, se ponga un máximo de costo”. “Si Ancap sigue con estas pérdidas va a cerrar y no va a haber más subsidio para Alur”, añadió.

El senador repasó otras de sus propuestas para Ancap, como “cambiar el directorio y traer a gente que se especialice en reestructuras”, modificar la estructura organizacional de la empresa y volver a tener un gerente general. “Es una empresa desordenada, desorganizada, y para enfrentar lo que va a tener que enfrentar ahora tiene que estar ordenada”, dijo en este sentido.

Acerca del debate público entre Astori y Mujica, Bordaberry dijo que “los dos tienen un poco de razón y los dos no la tienen” y que están en un “torneo del ‘yo no fui’ (…) La conclusión es que se están pasando las responsabilidades”. Agregó que el presidente Tabaré Vázquez sí está “mirando el tema desde el punto de vista que hay que mirarlo”, buscando las alternativas para salir de la situación.

Bordaberry consideró que en la comisión investigadora de Ancap “más que tiempo faltó que compareciera una cantidad de testigos” y contó que esta semana serán los descargos. Mañana asistirá el ex presidente de la empresa, el vicepresidente, Raúl Sendic, y miércoles y jueves lo harán los integrantes del directorio. Después, los miembros de la comisión tendrán hasta comienzos de febrero para sacar conclusiones.

Transcripción de la entrevista con el senador Pedro Bordaberry (VU, PC)

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

1 Comentario - Escribir un comentario

  1. El Senador Bordaberry se manifiesta en forma irresponsable.
    Realiza afirmaciones que sólo pueden hacerse responsablemente después de haber realizado un análisis completo y serio.
    Por ejemplo, afirma que ANCAP está al borde de la quiebra. Esto no tiene sentido porque las empresas del Estado nunca pueden quebrar porque el Estado que es su propietario no puede llegar a un estado de insolvencia tal que deba liquidar sus activos para pagar a sus acreedores. Esta es una afirmación temeraria y provocativa.
    También afirma que hay que desprenderse de las unidades operativas que no dan ganancias. Primero debería identificarlas y luego demostrar que no tienen capacidad para recuperar las pérdidas incurridas en el pasado. También debría asegurarse de que esas unidades operativas tienen pérdidas no asociadas a estrategias globales del Estado.
    Se ocupa de ALUR sin tomar en consideración las razones que llevaron al Estado a realizar esa inversión ni a tomar en consideración los precios del petróleo cuando se decidió instalar ALUR y en la actualidad.
    Finalmente entiende que hay que hacer una reestructura en los niveles gerenciales y despedir gerentes y directores. No identifica a qué gerentes y a qué directores y las razones por las que es necesario despedirlos.
    Lo realmente increible es que el Senador diga todo lo que se le ocurre y no haya ningún periodista que le repregunte cosas tan elementales como las que he mencionado antes.
    Finalmente, a mi parecer como el tema es exclusivamente de carácter político electoral, todos los actores tratan de ensuciar a sus eventuales adversarios y no se centran en los planos en que hay que hacer el análisis.
    En el tema ANCAP hay dos temas que deben considerarse por separado. El primero es el objeto de la Comisión Investigadora, es decir la eventual existencia de irregularidades y delitos. Después de 5 meses de labor continua no han aparecido situaciones en las que se haya demostrado acciones ilegales o corruptas.
    El otro tema es la gestión de los responsables de ANCAP en los últimos años. De esto no se ha hablado más que de los resultados económicos aún sin hacer el más básico análisis comparativo entre las cuentas de resultados de los ejercicios 2012 a 2014 con los anteriores en los que ANCAP tenía resultados positivos.
    Tampoco se han ubicado en las circunstancias en que se tomaron las decisiones de inversión y en las diferentes opciones que se pudo hacer. Por ejemplo, habría que analizar cuál habría sido la situación de ANCAP si no se hubieran hecho las inversiones en las plantas de portland y en la refinería. Esa gran decisión no creo que la haya tomado el Directorio de ANCAP sin el consentimiento del Gobierno Nacional. Para evaluar la gestión de los responsables de ANCAP deberían los evaluadores plantearse cuáles eran las posibilidades de desarrollo de la empresa sin hacer las inversiones que se hicieron.
    Otro tema que se asocia a fallas de gestión es la diferencia entre las estimaciones de costos de las inversiones y los costos reales. No puede sacarse conclusiones valederas sin hacer un análisis puntual de la comparatividad de los valores.
    Finalmente, a mi parecer, el análisis de las eventuales irregurlaridades e ilicitudes debe ser hecho por los legisladores con sus abogados asesores pero deberían de abstenerse de hacer comentarios sobre la gestión porque para ello debería, primero, determinar si el Parlamento como Poder del Estado tiene derecho a hacer una evaluación de la gestión de un ente estatal sobre el que no tiene derecho de control. Y segundo, en caso que tuviera derecho a hacer una evaluación de la gestión, ésta debería ser hecha con el apoyo técnico de profesionales especialistas en gestión de empresas.
    Los legisladores deberían ser más cautos en sus juicios.

    Reply

Escribir Comentario: