El legado del físico y cosmólogo Stephen Hawking

Stephen Hawking, el físico y cosmólogo británico, “el del Big Bang y los agujeros negros”, como lo llaman en pasillos de algunas universidades, falleció este miércoles a los 76 años.

Como si hubiera elegido la fecha de su muerte, lo hizo el día del nacimiento de Albert Einstein, la otra gran estrella mediática de la ciencia gracias a su teoría de la relatividad, a la que Hawking encontró conexión con la mecánica cuántica, los dos grandes paradigmas de la física.

Cuando Hawking tenía 21 años le diagnosticaron una forma atípica de esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad que ataca a las neuronas motoras encargadas de controlar los movimientos voluntarios. Los médicos le dieron entonces dos años más de vida. Sin embargo, vivió 55 años más. Y a pesar de que fue quedando progresivamente paralizado (hasta el punto que solo podía comunicarse a través de una computadora que interpretaba sus gestos faciales gracias al único músculo que controlaba, el de la mejilla) se casó dos veces, tuvo tres hijos, protagonizó documentales, hizo apariciones en series televisivas como Los Simpson, y recibió innumerables reconocimientos.

A pesar de todos estos logros, Hawking, un hombre con ideas revolucionarias, de un gran carisma y sentido del humor, confesó que hubo un enigma que nunca logró desentrañar: “las mujeres”, “un misterio total”, según dijo.

La Mesa de los Viernes con Ana Ribeiro, Juan Grompone, Gonzalo Pérez del Castillo y Mauricio Rosencof.

[la_mesa type=»2″]

Nota relacionada
Stephen Hawking (1942-2018): Su importancia para el estudio de los agujeros negros y el Big Bang

Gastón González

Notas Relacionadas

1 Comentario

  • El Ing. Grompone sabe muchas cosa, pero está claro que de cuántica sabe poco. La explicación de la radiación del agujero negro es incorrecta.

    No se trata de la probabilidad de que los fotones de luz escapen del agujero negro, sino del fenómeno de creación y aniquilación de partículas virtuales cerca del horizonte del agujero negro. Lo que da lugar a la emisión de radiación del agujero negro es que una de las particulas es absorbida por el agujero negro mientras que la otra escapa al mismo.

    Pero lo peor de la argumentación del Ing. Grompone va no por el lado de la física, donde usualmente se demuestra relativamente racional, sino por el lado de la filosofía, donde fervorosamente argumenta en contra de la solución que encontró Hawking, simplemente porque es un ateo y como tal no puede soportar la idea de que el universo pueda tener un principio.

    Necesariamente su creencia *irracional* le obliga a optar por otra intepretación. Absurdamente emocional es su invocación a filosofías orientales, como si la filosofía pudiese determinar la realidad del universo, cuando es todo lo contrario.

    El universo tiene esa perversa costumbre de ir contra nuestras más profundas creencias y demostrarnos, una y otra vez, lo equivocados que estamos. El Ing. Grompone no es capaz de escapar a su irracional ateismo 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *