Con Martín Lema, el gobierno busca darle al Mides una mayor impronta política

Foto: Martín Lema. Crédito: Javier Calvelo / adhocFOTOS

Martín Lema asume hoy como nuevo ministro de Desarrollo Social, con la exintendenta de Florida, Andrea Brugman, como subsecretaria. 

No habrá una ceremonia, pues, según declaró el flamante jerarca, se propone empezar a trabajar de inmediato.

Ayer Lema habló con Telenoche, donde dio algunos lineamientos de por dónde irá su gestión:

-Una de las cosas que queremos generar dentro del Mides… todo lo que vamos a hacer referencia no pasa por un aspecto comparativo porque no me corresponde a mí hacer un balance y una evaluación de lo que fue la gestión de Pablo Bartol, la cual igual consideramos muy buena, pero aspiramos al ministerio de la oportunidad.

-¿Cómo es eso?

-El ministerio de la oportunidad tiene que tener la absoluta determinación de no dar un uruguayo por perdido, de no dar a una persona por perdida.

Se concreta así la salida de Pablo Bartol del Mides. La intención del gobierno con el cambio -según informó Presidencia en el fin de semana- es darle una mayor “impronta política” a esta cartera.

Lema fue hasta febrero presidente de la Cámara de Representantes y es uno de los aliados de más larga data de Lacalle Pou, mientras que Bartol era un técnico, proveniente del trabajo social -había creado y dirigido el centro educativo Los Pinos- y no del mundo político.

La Mesa de Análisis Político con Federico Irazábal, Daniel Buquet, Daniel Chasquetti y Adolfo Garcé.

Continúa en…
¿Cómo viene el cambio de liderazgo en el Frente Amplio?

Candela Stewart

Notas Relacionadas

1 Comentario

  • Toda política social que intente serlo no admite voluntarismos, de hecho, si no se atiene al rigor de la realidad -siempre dura- y su inmediatez apremiante termina por divorciarse de su razón de ser.
    El ministro depuesto cayó en tal error, le faltó holística perceptiva y confundió el rango de escala de su previa experiencia con un problema que se le desbordó, traspolar Los Pinos al MIDES fue su pecado sazonado de mística religiosa caritativa; los pobres no pueden ser elegidos de entre los muchos disponibles.
    °
    El nuevo ministro, si no acepta que tal tarea requiere forzosamente discreción lejana a toda propaganda de titulares, puede ser que establezca una impronta política, lo que no logrará, es configurar una política social efectiva.
    No le cierro el crédito, eso si, le otorgo poco, subyace en su carácter una fuerte ambición personal que conspira contra la esencia funcional del ministerio que va a ocupar.
    El bajo perfil del liderazgo es imprescindible para la labor, como lo es de las ollas populares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *