Políticos y redes sociales: ¿Hay suficiente conciencia de la responsabilidad?

Foto: Javier Calvelo / adhocFOTOS

Los políticos uruguayos tienen alta presencia en la red social Twitter, que utilizan con diferentes niveles de asiduidad y con objetivos distintos.

Algunos comparten mensajes y contenidos institucionales. Otros los usan de una forma no muy distinta a como la pueden usar usuarios que no tienen cargos públicos: para opinar, contestarle a otros, debatir.

Y a veces generan fuerte polémica.

Ayer, la senadora nacionalista Graciela Bianchi, por ejemplo, se metió en la discusión sobre la “tolerancia cero” en el nivel de alcohol en sangre a la hora de conducir. Lo hizo con el siguiente texto: 

“¿En serio te preocupa el mantenimiento de alcohol 0? En la política (la polis) se debaten ideas, no sentimientos”. Y lo complementó con una foto del exintendente de Montevideo Christian DiCandia de más joven, armando un cigarrillo de marihuana.

La Tertulia de los Jueves con Cecilia Eguiluz, Santiago Gutiérrez, Lucía Zapata y Juan Pedro Mir.

Viene de…
“Prevaleció la democracia”: Joe Biden asume como presidente de Estados Unidos

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

4 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Otra vez, como baja el nivel de la tertulia la muchachita, con muy poquita idea de ella, va con los casetes que le dieron sus padres (asumo)
    Mir un fenomeno y Cecilia y Santiago muy bien.
    Si esta muchacha queda definitiva ojala deje su discurso repetitivo, sin contenido, y hasta violento en partes. Lastima!!

    Reply
    1. De acuerdo. Creo que Santiago parece ser una adición valiosa pero hasta ahora Lucía no ha estado a la altura. Especular con la salud mental de la gente (nos caiga bien o no) es algo normal para Twitter, pero no debería estar a la altura de una mesa.

      Los demás muy bien como siempre. Me gustaría que Santiago fuera más seguido.

      Reply
  2. ¿Se imaginan científicos discutiendo por twitter sobre el devenir de un experimento de laboratorio? Twitter es un lugar inadecuado para hablar de nada que sea complejo y la política es algo harto complejo. El problema es la baja ambición intelectual de los políticos. Prefieren «no comerse ninguna» que simplemente ignorar la mojada de oreja y dedicarse regularmente a escribir columnas de opinión para formar al electorado. A veces cuando veo que se armaron esas escaramuzas me pregunto si los políticos que allí discuten creen que vamos a votar al gladiador más ingenioso para insultar o desacreditar a otro. ¿Es así de tontos que nos ven a los votantes? Son debates de nivel de gresca entre hinchadas y quienes se suman a ese griterío no hacen otra cosa que desprestigiarse y perder credibilidad.

    Comento una cosa más: lo de Zapata respecto de Bianchi entiendo que es un exabrupto porque la salud mental es una cuestión médca. Determinar la salud mental de alguien es cuestión de siquiatras, aunque en el lenguaje corriente decir que alguien está loco suele ser una afirmación que se hace sin ningún rigor clínico. Creo que a muchos nos parece que la cordura de Bianchi va en caída libre desde un tiempo a esta parte, que la claridad, la coherencia y la pertinencia de sus dichos se deterioran. En privado podemos llegar a decir cosas similares a las que dijo Zapata, pero es una forma coloquial de expresar lo que acabo de decir.

    Ahora bien, esto no es un tema de discriminación, por favor. Si efectivamente alguien padece una enfermedad mental no está en las mejores condiciones de trabajar en el parlamento. De hecho, es común que las constituciones prevean por ejemplo destituir a un presidente en caso de sufrir una enfermedad mental severa. Creo que estamos pasados de corrección política y vemos discriminación en todas partes.

    PS: De hecho lo de Bianchi es una pena. Recuerdo que cuando recién empezó a criticar a las autoridades de la educación yo veía con cierta simpatía sus críticas, porque me parecían justamente claras, coherentes y pertinentes. Una crítica necesaria en un mundo panglossiano en el que se interpretaba que el éxito del sistema era obtener más egresados. Entre aquélla Bianchi criticando decisiones en lo que es su área de expertisse y la que afirma que la CIA le contó quien mató a Nisman hay un océano….

    Reply

Escribir Comentario: