“Prevaleció la democracia”: Joe Biden asume como presidente de Estados Unidos

 Foto: Patrick T. FALLON / AFP

Joe Biden asumió ayer como el 46° presidente de Estados Unidos celebrando el «triunfo» de la democracia y urgiendo a la «unidad» para superar las múltiples crisis que enfrenta el país:

Celebramos el triunfo, no de un candidato, sino de una causa. La causa de la democracia. La voluntad del pueblo ha sido escuchada. Hemos aprendido otra vez que la democracia es valiosa. La democracia es frágil. Y en este momento, amigos míos, la democracia ha prevalecido.

Durante su discurso de 21 minutos, Biden pidió a los estadounidenses unirse para «sanar» un país polarizado en lo político, azotado por el coronavirus, y con una economía en recesión. También prometió «derrotar» el «supremacismo blanco» y el «terrorismo doméstico» que reconoció han surgido en la sociedad. E instó a rechazar la manipulación de los hechos, una alusión a Trump, quien por semanas negó su derrota electoral y durante su mandato popularizó la frase «noticias falsas». 

La ceremonia, en un día frío y ventoso pero soleado, se desarrolló marcada por las medidas para contener la pandemia y frente al mismo Capitolio que solo dos semanas atrás partidarios de Trump asaltaron buscando invalidar la victoria de Biden en las elecciones de noviembre. 

La Tertulia de los Jueves con Cecilia Eguiluz, Santiago Gutiérrez, Lucía Zapata y Juan Pedro Mir.

Continúa en…
Políticos y redes sociales: ¿Hay suficiente conciencia de la responsabilidad?

 

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

4 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Si, prevaleció la democracia, no es un detalle anécdotico.
    °
    Como acto de asunción de un gobierno democrático fue -a la tradicional usanza- un lujoso y arengador show de tv magníficando con epopeya sus símbolos; para nada sobrio, tampoco austero; henchido de épica patriótica (tanta estética de show televisivo y televisado que lo más me atrapó fue la versión de feeling good)

    Reply
    1. Para mí, ante el conato de sedición que se había dado la semana anterior, tenían que mandar un mensaje exaltando el patriotismo y los valores comunes de la sociedad norteamericana, para convocar a la unidad de todo el país. Por eso se justifican no sólo todo ese show mediático, sino los conceptos del mensaje del nuevo presidente, que tuvo muy poca referencia a sus proyectos de acción gubernativa.

      Reply
  2. Coincido con buena parte de lo dicho, especialmente por Mir y Gutiérrez. Mi impresión es que este cambio es bueno para la población de los EEUU, pero no necesariamente bueno para el resto. El anterior presidente, en su forma errática y absurda –no voy a decir «alocada» para no ser acusado de discriminar a los locos– de dirigir la política internacional de EEUU, en los hechos debilitó su influencia. ¿Es malo eso? Bueno, creo que el mundo con unos EEUU menos determinantes funciona mejor, es más multipolar y, cuanto más entreverado está el poder, más miguitas se caen para que juntemos los débiles.

    Volvemos ahora a tener en EEUU un gobierno racional, probablemente con gente inteligente y competente para hacer lo que siempre han hecho los EEUU: defender en forma irrestricta sus intereses. Vuelve la política del «big stick» de Teddy Roosevelt: hablar suave pero pegar fuerte.

    Trump era exactamente lo contrario y por eso, en los hechos, su gobierno fue materialmente mucho menos agresivo que los anteriores. Los símbolos (gritos, insultos, amenaas) no matan, lo que matan son las bombas.

    Reply
  3. Estimado Jorge:
    El partido Demócrata retorna al gobierno y prosigue en su estándar de orden, del orden de la neta y dura preponderancia del establishment (ése que se tragó a los discursos de Obama y Obama dejó que se los tragara y vaya uno a saber si de algún modo, por inacción, dejó también morir a John y a su brother Robert, quizá hasta con alivio)
    °
    El partido Republicano si dio pasos cualitativos de sustancia y lo hizo en favor de abandonar el tradicional conservadurismo, en favor de la involución civilizatoria.
    °
    ¿El show?
    ¿Qué sería de aquel país sin el show?
    Todas las épicas.y miserias
    -apócrifas o ciertas- de aquel país pasan por el tamiz del show, esa es la válvula de escape, casi religiosa, del tedio vital de la clase media gigantesca, sumida en la incambiable y cómoda rutina de más de lo mismo: vivir para trabajar y trabajar para consumir y a la hora del descanso, el show en el altar de la tv desde el sillón; el resto se purifica los domingos comprando perdones.

    Reply

Escribir Comentario: