Entrevista central, jueves 1º de octubre: Fernando Amado

Entrevista con el diputado Fernando Amado (PC).

EN PERSPECTIVA
Jueves 01.10.2015, hora 8.16

EMILIANO COTELO (EC) —Pese a que el largo ciclo electoral uruguayo terminó hace casi cinco meses, dentro del Partido Colorado (PC) siguen sumándose reproches y polémicas internas por las causas de la baja votación o por las diferentes estrategias electorales de unos y de otros.

Ayer el diputado Fernando Amado divulgó la grabación de una llamada telefónica en la que su colega de Colonia Daniel Bianchi dialoga con el actual intendente Carlos Moreira, del Partido Nacional (PN), y le explicita el apoyo a su candidatura, algo que en el momento de aquel diálogo Bianchi negaba públicamente.

En la conversación Bianchi sostiene que el senador Pedro Bordaberry estaba de acuerdo con su estrategia electoral y tilda de “tarado” al senador José Amorín Batlle, porque estaba promoviendo la candidatura de otro colorado, Edgardo Rostán.

Vamos a escuchar por lo menos una parte de esa grabación.

(Audio grabación)

Daniel Bianchi (DB) —Es para contarte un poco la cosa…
Carlos Moreira (CM) —Contame, contame, dale…
DB —… cómo va. Este… no, yo todo bien, y la verda’ que con la gente que hablo está toda encantada, la verda’ que creo que vamo’ a llevar todos… todos los votos para ahí.
CM —Impecable. Impecable. Impecable, impecable.
DB —Lo único que pasó… este… es que… José Amorín… José Amorín es una cosa tan tarada… yo no te puedo creer este muchacho…
CM —¿Qué le pasa a José Amorín?
DB —Que lo embaló a… a Rostán, que es uno que era suplente mío…
CM —Sí, uno que es de ahí, con buena base, ¿no?
DB —Sí; sí, sí, para que saliera de candidato y le dijo que le iba a dar plata y todo. Y le pidió a Pérez que le pusiera los convencionales. Yo te quería decir que yo no voy a votar nada, yo tengo un compromiso con vos.
CM —Claro está, impecable.
DB —De todas maneras, te podés imaginar que no va a votar nadie, pero…
CM —Pero vos sabés que yo lo escuché a Pérez hablando con Claudio de los Santos, y Pérez sigue hablando de un eventual acuerdo con Manito o conmigo.
DB —Sí, aparentemente, si hace con Manito porque Manito le va a dar no sé cuánta plata… Son cualquier cosa, son cualquier cosa.
CM —¡Qué lo parió, eh!
DB —No, pero yo quiero… quiero aclararte, porque vos sabés cómo soy yo…
CM —¡No, no, Daniel, por supuesto!
DB —… y si te digo mi palabra así, y es así, y vamo’ pa’delante y vamo’ pa’delante, ¿no?
CM —Ta, ta, ta…
DB —Yo además mañana voy a salir con una declaración diciendo, antes de la Convención, que yo no voy a ser candidato, voy a argumentar de que bueno, ya fui candidato, este, que creo que hay que darle el lugar a algún otro integrante del partido y que me voy a abocar a mi tarea parlamentaria, porque tuve el honor de ser reelecto por cuarta vez. Pa’ salir con algo, viste, ¿m’entendé?
CM —Sí, sí, sí, perfecto.
DB —Pero también te quiero decir lo que voy a decir. ¿Te parece que le ponga alguna otra cosa, o no?
CM —No; y después hacemos lo otro.
DB —No, lo otro después, sí, con todo.
CM —Hacemos lo otro después que pase la Convención, las dos convenciones, hacemos lo otro y chau.
DB —Ta. Ta, ta, pero te quería informar más o menos cómo venía la cosa.
CM —Ta, impecable…

(Fin audio)

EC —La difusión de este audio ocurre justo cuando el PC tiene pendiente su decisión de si sancionar o no a varios dirigentes por haber apoyado a candidatos blancos durante las elecciones departamentales. Entre los referentes cuya conducta se analiza está Bianchi. También está nada menos que el ex presidente Jorge Batlle, que concurrió a un acto del candidato nacionalista a la Intendencia de San José, José Luis Falero.

¿Qué es este nuevo hecho político? ¿Qué pasa con la grabación que ahora circula?

Vamos a conversar en primer lugar con el diputado Fernando Amado.

La primera pregunta es medio obvia: ¿por qué decidió divulgar esta grabación en el día de ayer?

FERNANDO AMADO (FA) —Para mí es al revés, cómo no voy a expedirme sobre una grabación que me llega y que tiene elementos políticos muy importantes que tienen que ver con mi colectividad y con cosas que creo que le han hecho mucho daño a mi partido. Y que le hacen daño a la política, porque creo que cualquier oyente que haya escuchado la conversación pueda sentir respeto o agrado por esa forma de manejar la actividad política en cuanto a ocultar la verdadera intención. “Voy a salir con esto mañana”, que en realidad es falso, “voy a abrirle espacio a otro candidato”, no sé qué, cuando en realidad ya se sabía que iba a acordar con Moreira, etcétera. Yo no considero otra actitud que la frontalidad y expedirme sobre estos casos. No podría tener otra actitud que hablar sobre el tema, no podría quedarme con la grabación y no decir nada.

EC —Un par de datos para ordenar la información. Por lo que Bianchi y Moreira conversan, este llamado telefónico tuvo lugar el martes 3 de febrero, porque al día siguiente se divulgó esa declaración a la que alude Bianchi, en la que anuncia que no va a ser candidato a la Intendencia de Colonia.

FA —Exactamente.

EC —Pero no comunica el apoyo a Moreira.

FA —No. En aquel momento además –lo recuerdo perfectamente porque fui uno de aquellos a quienes les causaba mucha preocupación lo que estaba pasando en Colonia– había una situación del PC bastante compleja a nivel del país por lo que había sido la elección de octubre, y había departamentos, Colonia era uno de ellos, en los que había bastantes dudas acerca de cuál iba a ser el proceso de candidaturas y eventualmente qué candidatos íbamos a tener.

En aquel momento circulaban muy fuertes rumores acerca de un posible acuerdo con Moreira del diputado Daniel Bianchi. Yo fui al departamento, recorrí el departamento dejando claro que tenía que haber candidato colorado. Le pedí al diputado Bianchi que aclarara que eso era falso y la respuesta de Bianchi en aquel momento era no solo negar ese acuerdo –cuando queda de manifiesto que sí existía y estaba ya recontracocinado–, sino que la única reacción para defenderse era la de siempre, que es “ah, Amado quiere salir en la prensa”. No, Amado no quiere salir en la prensa, yo no quiero salir en la prensa, lo que quiero es que mi partido tenga dirigentes que son leales a la colectividad y no operadores políticos encubiertos de otros partidos.

EC —El anuncio formal del acuerdo entre Bianchi y Moreira ocurriría un mes después, el 5 de marzo.

FA —De hecho, recuerdo perfectamente lo que fue la Convención Departamental. Lo seguí de cerca, porque me interesaba mucho, porque sentía, como diputado del PC y en un momento de gran fragilidad, responsabilidad. Incluso fui a varios departamentos, a los que estaban más complicados en cuanto a candidatura, porque me parecía fundamental que existieran candidatos colorados y eventuales ediles colorados para el proceso de recuperación y de reconstrucción en los próximos cinco años. Y en aquel momento en la Convención Departamental del PC en Colonia Bianchi todavía seguía diciendo que era falso lo del acuerdo con Moreira y que él no era candidato por lo que dice en el audio, porque ya había sido elegido por cuarta vez diputado y era momento de darles paso a otras figuras del PC y que hacía cinco años cuando había sido reelecto por tercera vez fue candidato a intendente y se lo habían reprochado, entonces era un momento de grandeza, etcétera. Queda claramente establecido, me parece, que todo fue una farsa. Estas son las cosas que desprestigian a la política, más allá del partido, desprestigian a la figura del político.

EC —¿En ese momento tanto usted como Bianchi pertenecían a Vamos Uruguay (VU)…?

FA —Yo ya no pertenecía a VU.

EC —Es cierto… Usted se había retirado de Vamos Uruguay después de las elecciones nacionales…

FA —En diciembre ya me había desvinculado.

EC —¿Entonces?

FA —Bianchi sí pertenecía a VU.

EC —Pero entonces, si usted no pertenecía al mismo sector que Bianchi, ¿por qué estaba involucrado, por qué estaba tan activo con relación a lo que pasaba en Colonia?

FA —Porque no era el sector, era el partido lo que estaba en juego. No era un tema de sector, yo sentía la responsabilidad como diputado colorado, más allá del sector al que uno pertenezca. Porque lo que estaba configurándose era una situación parecida a la que por ejemplo pasó en Florida y en algún otro departamento, pero Florida creo que es el ejemplo más claro. El grupo mayoritario del PC en Florida, o sus dirigentes, se plegaba a una candidatura y dejaba casi sin respaldo para habilitar una candidatura del PC. En Florida se logró que hubiera candidato colorado, que fue Pablo Lanz, con el apoyo de varios convencionales y todos los sectores estuvieron atrás de Pablo Lanz después. En Florida el principal dirigente de VU en esos momentos era José Pedro Delgado, que apoyó explícitamente la reelección de Enciso y toda esa situación terminó desvinculándolo de VU. Fue un proceso muy de idas y vueltas, el propio Bordaberry fue dos o tres veces, me consta, a hacer conferencias de prensa en apoyo explícito al candidato colorado.

No hizo eso en Colonia, no fue nunca a Colonia a apoyar al candidato colorado. Quizás fue un problema de agenda u otra cosa. Lo que tengo claro es que hubo una situación parecida en esos dos departamentos de gran fragilidad del PC, porque su sector mayoritario –VU era el sector mayoritario en ese momento y sigue siéndolo desde el punto de vista numérico–, o sus integrantes, para no responsabilizar al sector, los principales integrantes de VU estaban configurando una situación… no de acuerdo político, yo entiendo que se lo llame así, pero es un error desde el punto de vista del PC.

El único acuerdo político que puede hacer alguien del PC tiene que ser avalado por la convención. Por ejemplo, todos saben perfectamente que yo estuve furibundamente en contra de la Concertación, no me gusta la Concertación, no me gustó la Concertación, di mi batalla interna y la perdí, y acaté. Pero ¿quién fue el que decidió que en Montevideo el PC no se presentara como lema y se presentara bajo el lema Partido de la Concertación en un acuerdo con el PN? Fue la Convención Nacional que laudó, y yo como hombre de partido acaté, voté a Rachetti y esa fue la situación. Todas estas situaciones que se están dando o que se dieron no son acuerdos políticos, los acuerdos políticos tienen que ser refrendados y votados por las autoridades partidarias. Eso en realidad es una aventura personal, una transa personal.

EC —¿En qué medida cuando difunde esta grabación también está cuestionando a Pedro Bordaberry? Se lo pregunto a propósito de una referencia concreta que Bianchi hace en el diálogo, le dice a Moreira, “mirá que ya hablé nuevamente con Pedro y todo para adelante y todo bien”.

FA —Sí. En honor a la justicia, no creo que Pedro haya tenido una actitud de acuerdo con lo que estaba haciendo Bianchi. Esa es mi convicción personal. El tema es que el principal involucrado lo deja totalmente expuesto, probablemente con otra mentira más, como era mentira que no iba a apoyar a Moreira y como era mentira que lo que quería era abrir espacio para candidatos colorados. Sí me parece que sería lo más sano que Pedro dijera “esto no es así”, “esto es falso”. Más aún cuando hoy en algunos diarios, la explicación de Bianchi al ser preguntado por algunos periodistas sobre el tema de Pedro cuando dice “no, Pedro dice que todo bien, para adelante”, es “Pedro lo sabía y no estaba de acuerdo”. Yo no puedo interpretar bajo ninguna modalidad que el “está todo bien, para adelante” significara “tengo conocimiento y no estoy de acuerdo”, desafía todos los principios del sentido común.

EC —¿La grabación para usted avala un reclamo de sanciones severas para Bianchi en particular?

FA —Nosotros en la Convención planteamos una moción de sanciones duras, sobre todo para aquellos que habían hecho este tipo de acuerdos totalmente por fuera de la reglamentación del PC y de los órganos del PC, las convenciones, la Convención Departamental y la Nacional. Porque no es un acuerdo político, vuelvo a decir, es una transa personal, individual, de acomodo del cuerpo para sacar beneficios individuales en la Intendencia o en el departamento de lugares políticos que puedan llegar a ocuparse. Estoy convencido de que el partido cometería un enorme error si no es muy claro y contundente ante expresiones tan claras primero de engaño hacia el PC, de premeditación de una estrategia que evidentemente iba a lesionar al PC. Y la principal víctima era el PC en Colonia, que no iba a tener candidato y se estaba operando para un individuo del PN.

Y otra cosa que me parece que queda muy evidente en la grabación: un diputado, un representante nacional del PC ¡subordinado a un integrante del PN!, pidiéndole orden de qué poner o no en una declaración. Eso no es un acuerdo, es una situación de subordinación y de ponerse en un lugar que, votemos mal o votemos bien, no es un lugar de orgullo de pertenecer a un partido como el PC que ha hecho tantas cosas y que uno siente que es el partido que lo identifica.

EC —La pregunta también es si este tipo de debate interno le hace bien o le hace mal al partido. El doctor Julio María Sanguinetti, por ejemplo, sostiene que no sirve de nada lo que él llama “canibalismo interno”.

FA —Sí, yo respeto mucho las distintas opiniones, porque no creo que el doctor Sanguinetti piense en otra cosa que en el bien del partido. De hecho, aunque es notorio que tengo muchas discrepancias con Sanguinetti, él sí fue a apoyar a Edgardo Rostán a Colonia, fue explícitamente a darle su apoyo al candidato colorado. Pero con total honestidad creo que hay un doble discurso en cuanto al planteo de la supuesta negatividad de este tipo de discusiones. El PC tocó fondo y creo que en muchas cosas lo mejor que uno puede hacer es sanear la discusión y tener una claridad conceptual y de procedimientos de cómo será el PC.

Y hay otra falacia, otra cosa que es falsa, porque el propio doctor Sanguinetti fue protagonista de un PC que era vigoroso, que gozaba de una enorme vitalidad y una enorme potencia política y electoral cuando había divergencias tremendas. De hecho el propio doctor Sanguinetti ¡se batió a duelo! con compañeros del partido, con Flores Mora. Es decir, las discusiones políticas llegaban a la situación de mandarle los padrinos al otro para batirse a duelo e incluso herirlo, como Sanguinetti hirió a Flores Mora. Entonces no me parece de recibo la creencia de que el hecho de que haya diferencias –por suerte a esta altura no a nivel de duelo sino diferencias ideológicas, políticas, de procedimiento, de estrategia– sea negativo para el partido. Por el contrario, cuando el PC pensó que tenía que ser todo igualito, tratando de asfixiar lentamente las voces disidentes o minoritarias, se empezó a achicar.

Usted ve hoy al Frente Amplio (FA), quizás es un ejemplo de demasiado obsceno, pero el FA tiene en su góndola de productos desde el ombudsman de los militares golpistas o nostálgicos, que es Huidobro, hasta los adalides de los derechos humanos. En todos los temas tiene gobierno y oposición. El PC cuando era grande y tenía un respaldo popular muy grande se parecía mucho en su conformación de diversidad a lo que es el FA hoy.

EC —Tengo cantidad de mensajes de oyentes que ponen el acento en criticar su actitud, sobre todo el hecho de que esté utilizando una grabación de una conversación entre otras dos personas. Este mensaje plantea la pregunta en tono bien filoso: “¿Qué juez autorizó esa pesquisa telefónica? ¿Qué causa penal se investigaba? ¿Es legal ahora la escucha telefónica?”. ¿Usted no siente ningún prurito por estar dando a conocer ese tipo de grabaciones?

FA —Para mí es muy claro ese tema. Por un lado me parece bárbaro –y he visto que hay algún pronunciamiento al respecto– que eventualmente Bianchi o los afectados hagan su denuncia penal y traten de ver cómo fue que se grabó eso o quiénes son los responsables de toda esa situación.

EC —¿Usted no dudó para nada en dar a conocer la grabación?

FA —No; no, no dudé para nada. Cuando llega un material de este tenor a mis manos, ¿qué pretenden de mí?, ¿que me lo quede guardado? ¿Qué pretenden de mí?, como decía la famosa Coca Sarli, ¿que me quede callado, que no muestre algo que demuestra con obscenidad una situación que fue negada en reiteración real y que le hizo mucho daño al partido? ¿Qué se pretende? Yo soy político. En el sentido de la justicia actuará la justicia. En este caso concreto además me parece hasta bien que haya investigaciones y que se sepa quién lo grabó. Hay gente que dice que fue gente del entorno de Bianchi… no sé cómo es. A mí me llegó la grabación y yo sentí la responsabilidad de salir a defender a mi partido, en el acierto o en el error, y con la frontalidad y con la situación de que me toca la fibra íntima de que estamos en un momento importante del partido y yo quiero defenderlo. Y estas situaciones si algo han hecho es castigarlo. En Uruguay tenemos una triste tendencia a castigar al mensajero.

Nota relacionada
Entrevista central, jueves 1º de octubre: Daniel Bianchi

***

Transcripción: María Lila Ltaif

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: