Entrevista central, lunes 21 de agosto: Andrés Tolosa

Entrevista con el ingeniero Andrés Tolosa, presidente del directorio de Antel.

facal-v2-banner-en-perspectiva-net

EN PERSPECTIVA
Lunes 21.08.2017, hora 8:24

Video de la entrevista

EMILIANO COTELO (EC) —La playa Brava de Punta del Este será antes de fin de año el principal punto de conexión de Uruguay al mundo.

El viernes pasado, el presidente de Antel, Andrés Tolosa, y la ministra de Industria, Carolina Cosse, recibieron allí el último tramo del cable submarino que conectará a Uruguay, a través de Brasil, al Nodo de Internet de las Américas, ubicado en Florida, Estados Unidos.

La instalación de esta infraestructura, en la que Antel invirtió US$ 76 millones, fue considerada un hito, ya que ahora Uruguay cuenta con un cable propio que le da acceso directo a una capacidad de conexión a internet 100 veces mayor que la actual.

¿Cómo se posiciona Antel a partir de esta obra? ¿Qué impacto va a tener esta noticia para los uruguayos?

Vamos a conversarlo con el ingeniero Andrés Tolosa, presidente del directorio de Antel.

Lo que ocurrió el viernes es el penúltimo capítulo de una historia que lleva, por lo menos, cuatro años. ¿Cuándo empieza exactamente Antel las negociaciones para contar con su propia conexión directa al Nodo de Internet de las Américas?

ANDRÉS TOLOSA (AT) —Allá por el 2011, 2012, empezaron las primeras conversaciones. Había un proyecto propio de Brasil, de la empresa Telebrás, la empresa brasileña estatal, y Antel, a través de su entonces presidenta, inició las gestiones para participar en ese proyecto. Hubo distintas reuniones en Brasil, en Brasilia o en San Pablo, y se logró integrarse al proyecto. Luego, por distintas razones, ese proyecto no avanzó, pero esa semilla que se sembró en ese momento terminó en negociaciones con Google, que ya estaba encaminando un proyecto junto con otras empresas, y pudimos participar en este proyecto que finalmente culminó en forma exitosa.

EC —Antes de seguir explicando en qué consiste ese cable, ubiquemos cómo es hoy la conexión de Uruguay a internet en el mundo, de qué manera se da y por qué es necesario pasar a un cable directo, un cable submarino en este caso.

AT —Hoy tenemos conexiones al mundo de internet por distintas vías. Tenemos vía terrestre, tenemos vía Brasil, que es la de menor capacidad, el grueso de la capacidad sale por Argentina a través de enlaces que tenemos en los puentes internacionales, tanto en Fray Bentos como en Paysandú, y la última conexión que realizamos fue a través de un cable submarino que se llama Bicentenario, que va de Maldonado a Las Toninas, en Argentina.

EC —Recuerdo que cuando se inauguró este último cable también se lo consideró un acontecimiento importante, implicaba para Uruguay un cambio cualitativo en la conexión a internet.

AT —Sin duda, porque en ese momento internet no era lo que es hoy. No hace tanto, estamos hablando de 2009, pero en ocho años ha cambiado mucho la capacidad requerida de internet y era un salto importante en capacidad frente a las conexiones anteriores vía los puentes.

EC —¿Por qué este set de comunicaciones, de cables que hoy tiene Uruguay, con Brasil por un lado, los dos con Argentina por los puentes binacionales y el subacuático con Las Toninas, también en Argentina, no es satisfactorio, por qué no alcanza?

AT —El tema más importante y la decisión clave para este cable submarino es que las conexiones a internet dependan de nosotros mismos. Esto nos da independencia en cuanto a la disponibilidad de capacidad y de contratación de capacidad a internet. En el caso del cable Bicentenario íbamos a Argentina y ahí contratábamos capacidad a empresas que ya tienen conexión al nodo central de internet, que está en Estados Unidos; el grueso del tráfico de internet va hacia Estados Unidos y nosotros contratamos capacidad hasta hoy ahí en Argentina.

EC —O sea que por un lado había una cuestión de soberanía, ustedes han hablado de soberanía…

AT —Exactamente, soberanía, independencia.

EC —Por otro, una cuestión de precio y también de capacidad.

AT —Exactamente. Uno podía tener la capacidad que necesitara, pero todo iba a depender del precio que se nos impusiera, que el mercado definiera. En este caso vamos a tener la conexión directa con Estados Unidos y no vamos a tener esas limitaciones de cantidad de ancho de banda necesario y del precio para contratar eso en los próximos años.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: