Entrevista central, miércoles 30 de noviembre: Richard Read

Entrevista con Richard Read, dirigente del gremio de la bebida.

Video de la entrevista

EN PERSPECTIVA
Martes 30.11.2016, hora 8.33

EMILIANO COTELO (EC) —El jueves pasado, en una asamblea de trabajadores de Fábricas Nacionales de Cerveza, el dirigente sindical Richard Read anunció oficialmente lo que a su entender será el gran orgullo de la Federación de Obreros y Empleados de la Bebida (FOEB):

(Audio Richard Read.)

Daremos cobijo en una primera instancia quizás a 200, 250 chiquilines. Con su desayuno, su almuerzo, matemática, idioma español, ajedrez, inglés, deporte, huerta, hábitos de trabajo, consumo responsable de bebidas. Es el aporte de este gremio, que tanto le debe a la sociedad. Una semillita, tirar un cabito, como decía el Pata, a aquellos pibes que más lo necesitan.

(Fin audio.)

EC —De esta manera, Richard Read se refería a los cinco Centros Sociales y Educativos Federación de la Bebida 12 de Setiembre, que van a ser inaugurados en abril del año próximo en cuatro departamentos del país.

A efectos de hacerles conocer el proyecto a personalidades políticas, la Federación inició en estos días una serie de reuniones con dirigentes y con legisladores de todos los partidos, quienes en principio ya han ido expresando su apoyo a la iniciativa.

¿De qué se trata concretamente? ¿Qué señal pretende dar este gremio?

Vamos a conversarlo con Richard Read.

¿Qué son estos Centros Sociales y Educativos?

RICHARD READ (RR) —Son parte de un proyecto de larga data –por lo menos en el intercambio de opinión en la Federación–, que arrancó con lo del liceo obrero, una bandera que aún no bajamos, que mantenemos, y luego se transformó en la posibilidad de armar uno o dos centros CAIF. Pero la parte burocrática de la instalación nos cansó y resolvimos en el consejo de salarios del año pasado integrar una cláusula de aporte económico para autofinanciar este proyecto que apuntaba –a partir de experiencias que hay en lo privado, como la de Los Pinos en el barrio Casavalle, que tiene resultados muy buenos– a tirar un cabito a los chiquilines que están en un turno solo. Hacer el contraturno en el turno en que están “en banda”, darles la posibilidad, en forma gratuita, de tener una contención en los locales que estamos refaccionando. No es una guardería, no es un jardín, no es un adelanto de materias, es dar una contención social educativa, con hábitos, con valores, a un montón de chiquilines que de otra manera estarían en la calle o perdiendo el tiempo y no aprovechándolo en algunas cuestiones que es bueno rescatar.

Lo hacemos como Federación, con autonomía de financiación, con auditoría de los dineros de forma bipartita con las empresas. Se van a instalar dos en Montevideo, uno en Minas, otro en Pan de Azúcar y posiblemente un posible en el año 2017 o quizás en el 2018, en Salto.

EC —¿Qué niños van a poder asistir a estos centros? Lo pregunto porque me imagino que la reacción inicial es pensar que la FOEB arma estas instituciones para los niños de los trabajadores de ese sector.

RR —No es excluyente. Obviamente va a haber un censo en las fábricas para aquellos que quieran tener a los gurises, pero no es excluyente ni de un lado ni del otro. Está pensado principalmente para las escuelas públicas de los barrio donde tenemos los locales para una franja de cuarto, quinto y sexto, en ese nicho de edades.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: