Entrevista central, miércoles 5 de abril: Pedro Bordaberry

Entrevista con el senador Pedro Bordaberry (VU, PC).

facal-v2-banner-en-perspectiva-net

EN PERSPECTIVA
Miércoles 05.04.2017, hora 8.33

Video de la entrevista

EMILIANO COTELO (EC) —El Partido Colorado (PC) está pasando un momento complicado a raíz del escándalo del Cambio Nelson y el procesamiento de su propietario, Francisco Sanabria, exdiputado suplente por Maldonado.

El sábado, en una tensa sesión de su Convención Nacional –que incluyó empujones y golpes de puño entre dos dirigentes–, el partido resolvió la desvinculación definitiva de Sanabria.

En ese debate, en una de las intervenciones, quizás de las que se esperaban con más curiosidad, el senador Pedro Bordaberry, líder de Vamos Uruguay (VU), se expresó de esta forma:

(Audio Pedro Bordaberry)

El señor Francisco Sanabria votó dentro de mi sector, adentro del Partido Colorado, apoyó mi candidatura, y si quieren un responsable, responsabilícenme a mí, pero no destruyan al Partido Colorado, por favor.

(Fin audio)

EC —El senador Pedro Bordaberry, líder de VU, nos acompaña esta mañana.

¿Esperaba que la convención del sábado fuera tan tensa como terminó siendo en algunos momentos?

PEDRO BORDABERRY (PB) —En las convenciones siempre se corren esos riesgos, cuando hay cientos de personas y obviamente todas tienen libre derecho a expresarse. Cada uno se expresa como quiere, entonces, obviamente… Siempre hay cuestionamientos muy profundos.

EC —El tema era delicado, para el PC este no es un momento cualquiera.

PB —No, lo que pasó con el Cambio Nelson es un desastre, es muy malo. Lo único positivo que uno puede sacar de esto es la forma como se reaccionó. Ningún partido quiere tener una persona que incurra en esas conductas en sus filas, por más que no sean derivadas de la actividad política. Esto hay que dejarlo claro, esto es en el ámbito particular, el partido nunca entra ni puede entrar en los negocios particulares de los convencionales o de los dirigentes, porque no tiene competencia. Igual, que un diputado suplente, que además era secretario general del partido en Maldonado, incurra en estas conductas es un desastre.

EC —Vamos a la resolución que tomó la Convención. Voy a leerla textualmente.

“1.º Que Francisco Sanabria Barrios está definitivamente desvinculado del Partido Colorado y que por consiguiente no puede participar, de ninguna manera, en ninguna de sus actividades, ni ser candidato en elección alguna por el lema Partido Colorado.
2.º Que repudia la conducta de Francisco Sanabria en los hechos relativos al Cambio Nelson y que, en particular, condena su huida del país y la consiguiente demora en someterse a la Justicia para asumir sus responsabilidades.
3.º Prohíbese la reincorporación de Francisco Sanabria Barrios al padrón de afiliados del partido”.

Es impresionante, porque es drástica, terminante, tajante. Le prenden fuego a Francisco Sanabria.

PB —No, no le prendemos fuego. Creo que es la primera vez que el partido toma una decisión de este tipo.

EC —Llama la atención cómo está escrita. Hace un corte absoluto con Sanabria, repudia su conducta y hasta prohíbe que alguna vez se lo vuelva a incorporar como afiliado.

PB —Sí, sí. Obviamente que si en el día de mañana hay una nueva convención puede decidir de otra forma. Pero es inédito en el caso del PC. Es un mensaje claro, es la correlación con el desastre que significó. Por más que sea en el ámbito privado y no en el político, no estaba ejerciendo un cargo político cuando lo hizo, pero me parece que los partidos tienen que mandar esos mensajes. Una parte positiva: es un contraste con casos ocurridos recientemente en otros partidos en que personas ejerciendo cargos públicos fueron procesadas y condenadas por la justicia y no solamente no se las apartó, sino que se les hicieron caravanas e incluso fueron candidatas.

EC —Ahí está aludiendo al exministro de Economía Fernando Lorenzo.

PB —Y al expresidente del Banco de la República y al exdirector de Casinos.

EC —En esos casos, de los que ha habido unos cuantos en la historia reciente del país, hay un debate a propósito de cuándo debe actuar el partido. Y acá cabe la pregunta: hasta el momento, Francisco Sanabria ha sido procesado, no condenado por la justicia. Ustedes no esperan la sentencia definitiva, resuelven su alejamiento con los datos disponibles hasta ahora.

PB —Sí, sí.

EC —¿Por qué “se apresuran”?

PB —Está bueno, palo porque bogas, porque no bogas palos.

EC —Para entender el razonamiento.

PB —Algún convencional esbozó el otro día eso que usted dice. Pero hay hechos notorios y como tales no necesitan ser probados. Existe una situación concursal de conductas ya probadas, creo yo, en cuanto a que se dedicaba a un negocio al que no se podía dedicar de acuerdo a las normas del Banco Central, se captaba dinero, se pagaban determinados intereses, y además se apropió de ese dinero. Eso está fuera de discusión.

EC —El fiscal mismo, cuando lo describe, aclara: prima facie.

PB —Está bien, pero si mañana resulta que el señor Sanabria era inocente… Veo que usted lo está defendiendo con mucho cariño y me parece bien que lo defienda de esa forma.

EC —No lo estoy defendiendo, estoy tratando de entender el alcance de la resolución.

PB —Si mañana resulta que el señor Sanabria no era culpable, que no es condenado y que es sobreseído, se presentará ante las autoridades del PC y dirá “ustedes me hicieron esto, se equivocaron, autorícenme”. Y se reunirá la Convención y dirá “nos equivocamos”. Me parece que no va a pasar, que lo que usted está planteando es algo de difícil ocurrencia en el mundo real. Pero en ese caso de probeta él se podrá presentar y hacer valer sus derechos, como también puede hacerlo en cualquier momento.

EC —La resolución no habla de expulsión, dice que Sanabria está “definitivamente desvinculado”. ¿Por qué se utilizó esa expresión, que parece más indirecta?

PB —Porque él ya no estaba en el partido, había renunciado. ¿Cómo expulsa usted a alguien que no está más en el partido?

EC —Sí, el 24 de febrero el PC había informado que el secretario general, Germán Cardoso, se había contactado con el doctor Sanabria, “con quien acordó su inmediata renuncia a todos los cargos partidarios y de representación partidaria”.

PB —Entonces, ¿cómo expulsa a alguien que no está? Lo que se hace es resolver la desvinculación. Ahí también hay dos teorías, si la renuncia tiene que ser aceptada o no, hay una teoría que dice que no tiene que ser aceptada porque es indeclinable y así fue presentada. Al ser a una convención y a un derecho que él tiene, renunció a ese derecho. Por eso se optó, en lugar de entrar en esa disquisición jurídica, por decir que está definitivamente desvinculado, lo cual es claro en cuanto a la resolución.

EC —¿Qué quiso decir usted con esa asunción de responsabilidad que escuchábamos recién?

PB —Cuando pasan estas cosas, en mi partido o en cualquier otro, nadie es responsable. ¿Vio que todo el mundo dice “es injusta la justicia”, “yo con él no quiero”? Sanabria votó conmigo en la última elección –en la anterior no–, fue candidato suplente de diputado. Entonces la responsabilidad política de este desastre en definitiva va sobre el sector que yo integro. ¿Y quién estaba al frente de eso? Yo.

EC —Pero usted ha declarado que no conocía los manejos ilícitos de Francisco Sanabria en su actividad empresarial.

PB —No, eso no. Una cosa es la responsabilidad política, es distinto. Acá no se puede mirar para otro lado, ahora parece que Sanabria era alguien que había caído del cielo y no tenía nada que ver con nadie, todo el mundo mira para el costado. Me parece que no hay que hacerlo. Aparte, hace mal para la gente, era alguien que juntaba votos y que se presentó como candidato; era una de las tres listas en la interna de VU. ¿Vamos a mirar para otro lado? No. Ingresó a mediados del período pasado a VU. Evidentemente nos equivocamos. ¿Qué hay que hacer? ¿Repetir la excusa esa: “mire que yo no tengo nada que ver”, “mire que no sé cuánto”? No, vamo’arriba.

EC —Veamos un poco más a fondo esto. Esa declaración de asunción de responsabilidad que usted hace ¿es por haber “aflojado”, en el año 2013, en el rechazo que su sector, VU, había marcado hacia la familia Sanabria y su “forma de hacer política”?

PB —Es muy difícil lo de familia. Esas cosas me parecen equivocadas.

EC —Usted mantuvo con los Sanabria, en especial con Wilson Sanabria, un enfrentamiento muy duro durante años. Solía situarlo como un ejemplo de la “vieja política” que VU venía a cambiar. Y él llegó a decir que usted era “un hombre de dudosa fe democrática”. Intercambiaron golpes fuertes. En la campaña de 2009, en particular, en Maldonado, las polémicas fueron muy crudas entre VU y Propuesta Batllista (ProBa).

PB —Sí, llegué a labrar actas con escribano público en esa elección.

EC —¿Qué le parece? En 2013, sin embargo, eso cambió: llegaron a un acuerdo, la agrupación de Wilson Sanabria –que estaba en ProBa– se integró a VU, y Francisco formó parte de la lista de VU en Maldonado como primer suplente de Germán Cardoso.

PB —No me gusta corregirlo, le explico. En esa instancia la única condición que puse fue que Wilson Sanabria no fuera en nuestras listas, que quedara fuera de cualquier acuerdo.

EC —¿Por qué puso esa condición?

PB —Obviamente habíamos tenido una historia muy mala con él. Cuando vienen los compañeros de VU en Maldonado en el año 2013 me dicen: “Cada vez que se habla del PC en Maldonado es por peleas entre nosotros y el grupo de Sanabria, entonces vienen y te dicen todo el tiempo que estamos peleados, los colorados peleados no van a ningún lado, que es puro lío el partido, que no sirve. Entonces tenemos la posibilidad de lograr la paz y nos parece que es muy importante”. Yo dije: “es complicado”, “No, mirá que el partido peleándose así…”. No había ninguna denuncia penal, ninguna denuncia de problemas comerciales, no había nada de eso. Les digo: “Yo con Wilson Sanabria no voy en una lista, que les quede claro”. Entonces me dijeron: “Wilson se baja de la política, no tiene más nada que ver con la política”. Digo: “Está bien, si quieren traer dirigentes”. Y me dicen: “¿Y Francisco?”. Y ahí tuve la duda, dije: ¿lo voy a acusar al hijo por los problemas del padre?

EC —Un razonamiento que remite a su experiencia personal.

PB —¿Lo voy a acusar por eso? ¿Es justo? Le pregunto a usted: ¿es justo acusar al hijo, de quien no conocía ni una sola mala actividad, por el mal relacionamiento que tenía con el padre? Me pareció que no. Y si usted va a las listas presentadas al Senado y a Diputados en el año 2014, verá que Wilson Sanabria no figura en ninguna, en ningún lugar, ni siquiera allá atrás. Dije: “La única condición que pongo que él no esté en las listas”. Y le di la oportunidad. Mi error fue haberle dado una oportunidad a alguien de quien no conocía nada malo en su parte personal. Esa es la situación. Evidentemente me equivoqué. Como me equivoqué con otros que después siguieron otros caminos o no acompañaron después de la elección. Y bueno, está bien, me equivoqué. Por eso lo asumo.

EC —¿Cómo se llegó a aquel acuerdo de agosto de 2013 entre VU y la agrupación de Wilson Sanabria en Maldonado?

PB —¿Cómo cómo se llegó?

EC —Qué visión política compartían, teniendo en cuenta la forma como habían estado distanciados.

PB —En primer lugar, al integrarse, los procedimientos en la elección iban a ser los que marcáramos nosotros. Y fueron. Ellos ni siquiera se integraban para liderar, se integraban para apoyar a nuestro candidato a diputado en Maldonado. Eran una de las tres listas que se integraban para apoyarlo. Y la forma de proceder en ese momento la marcamos nosotros y eso fue satisfactorio. Ya no hubo aquellos hechos que marcaron aquellas diferencias, recuerdo que en la campaña del 2009 incluso tuve que mandar un telegrama colacionado, tuve que labrar actas para que no utilizaran imágenes mías. Actuamos como venimos procediendo nosotros, en ese sentido no hubo problemas. Y no hubo acusación de nadie de problemas en la elección. Se acabaron los problemas, esa es la verdad.

EC —Pero… ¿coincidencias? Daba la impresión de que eso era un “matrimonio por conveniencia”.

PB —No, eso es una conclusión suya apresurada, creo yo. Me parece que está equivocado; discúlpeme.

EC —¿Dónde estaban las coincidencias?

PB —La coincidencia es que hay un joven abogado, empresario de Maldonado, que decide apoyar como muchos otros al candidato a diputado. Y en ese sentido lo apoyaba, entendía que Germán Cardoso era el mejor candidato a diputado y que tenía que trabajar en eso. Y eso fue todo a lo que accedió con nosotros. Después de eso, ¿cuáles eran las coincidencias? Supongo que si juntó votos para nuestro programa de gobierno nacional y departamental las coincidencias son en el programa y en la forma de actuar. Me parece que decir matrimonio por conveniencia es un poco agresivo de su parte. Conveniencia política para lograr objetivos sanos. Otra cosa no, eso me parece un exceso.

EC —En principio lo digo por motivos políticos. Ustedes estaban logrando un funcionamiento más pacífico, más ordenado del PC en Maldonado después de años de enfrentamientos. Pero resulta que circula otra interpretación, y es que la clave de ese entendimiento fue en el fondo económica. De eso se ha hablado mucho en estas semanas, se alude a que VU tenía por delante dificultades serias en materia de fondos y que la familia Sanabria puso cifras importantes de dinero, además de los medios de comunicación que ellos controlaban en Maldonado y que hasta ese momento habían sido base del ataque a VU.

PB —Para mi campaña presidencial y al Senado no pusieron un peso. A la campaña a diputado de Germán Cardoso, que no la controlo yo, sí pusieron y está declarado. Como ponen todos los candidatos que van en una lista, todos consiguen recursos.

EC —Hubo varias versiones de prensa al respecto. Pienso en Búsqueda, que el 22 de agosto de 2013, cuando informaba de aquel acuerdo, anotaba la sorpresa que la noticia había producido incluso dentro de VU y agregaba: “Sanabria —que estaba en Batllistas de Ley, de José Amorín— es un hombre clave a la hora de conseguir recursos para una campaña que aparece como muy costosa”.

PB —Bien. A mí no me puso dinero. O sea que en realidad usted, que es un periodista serio, no tendría que ir por versiones, tendría que ir por cosas concretas, alguien que se lo haya dicho, alguien que le haya traído el documento. Porque si dice “son versiones de las que se habla”, no es muy serio.

EC —Es una y no es la única.

PB —Desmiéntala, porque evidentemente cuando se dice eso, supongo que tendrán algún tipo de prueba atrás.

EC —También El Observador informó en ese sentido.

PB —Está bien, pero en el 2013 todavía no había empezado la campaña. Todo lo que se dijo en el 2013 son elucubraciones de lo que podía pasar en el futuro y sobre los motivos. Usted dice que en el 2013 los motivos eran económicos…

EC —Yo le pregunto.

PB —… y yo le digo lo que me dijeron a mí. A mí me dijeron: “Estamos repeleados, nos pasamos todo el día peleándonos, es un desastre, la gente nos dice ‘los colorados están todos peleados’. Hagamos la paz”. Ese fue el argumento que me trajeron a mí y me pareció sensato. Y en esa paz yo pedí que el señor Sanabria padre no fuera en ninguna lista y no fue. De ahí en adelante, ¿qué más quiere que haga? Hoy, con el diario del lunes, sabemos quién ganó en Maroñas, pero en 2013 nadie decía que pasaba esto con el Cambio Nelson. Después se murió Sanabria padre, después pasaron todas las cosas que sucedieron.

EC —Y cuando murió Sanabria padre usted formuló unas declaraciones que están en FM Gente del 1.º de octubre de 2015, que fueron así: “Yo creo que lo que nos queda siempre de Wilson es esa forma de trabajar y ayudar a muchos, estar siempre pronto para ayudarlos […] A mí también me ayudó”, señaló, muy emocionado. ¿De qué tipo de ayuda hablaba?

PB —Esas son palabras que pronunció Julio María Sanguinetti.

EC —Acá están atribuidas a Pedro Bordaberry.

PB —Está bien, pero esas son palabras que pronunció, el día de su entierro, Julio María Sanguinetti. Y sí, nos ayudó a todos, es la verdad. Era un hombre que ayudaba al que le iba a pedir dinero, al que necesitaba trabajo, hacía ese tipo de cosas. Y a mí me ayudó sobre todo en lograr que en Maldonado se acabara la pelea. Nos ayudó en eso, fue bueno en ese sentido, se terminó la pelea en Maldonado, ya nadie más habló, después de eso no hubo más nada.

EC —Una interpretación posible es “me ayudó económicamente”.

PB —No, no, esa es una interpretación suya. Ayudó él, y además sobre todo la forma que ayudó es que fue muy fuerte cuando dijimos “usted no va a ir en ninguna lista”, y aceptó.

***

EC —La decisión de 2013, 2014 de incorporar a Sanabria a filas de VU no conformó a todos los dirigentes de su sector. El diputado Fernando Amado, que se alejó del grupo que usted encabeza, lo recordaba hace pocos días hablando en Radio Monte Carlo.

(Audio Fernando Amado)

Hubo una época en la cual Sanabria era la quintaesencia del mal dentro del PC, y por ende VU, el sector de Pedro Bordaberry, que yo integraba, no quería que ingresaran, no solamente a VU, sino que los combatía desde dentro del PC porque sentía que era malo para la política. Luego, Bordaberry cambió. Y generó esa inclusión de referentes de ese estilo de hacer política como Sanabria para Vamos Uruguay, lo cual creo que fue un error y terminó haciendo perder la esencia de ese sector.

(Fin audio)

EC —¿Cuánto afectó a su sector, a VU, aquel acuerdo?

PB —En primer lugar, recuerdo que Amado me consultó y me dijo que no estaba de acuerdo con el ingreso de Sanabria, eso hay que reconocerlo. Pero le di los argumentos y Fernando Amado siguió en VU, con Sanabria. Si hubiera sido tan desastroso lo que uno tiene que hacer es decir “no estoy de acuerdo con que él venga, me voy”. Pero siguió. Es cierto, él me advirtió, me dijo “no estoy de acuerdo en que venga”, yo le di los argumentos. Pero Amado, al igual que todos los que hoy miran para otro lado y dicen “no tengo nada que ver”, siguió con Sanabria, estaba en las convenciones y hablaba con él; con Sanabria hijo.

EC —¿Acá pudo haber habido, en ese acuerdo, un motivo para la mala performance de VU en las últimas elecciones? ¿Puede haberlo afectado en ese sentido? Estoy tratando de entender más a fondo lo de la responsabilidad que usted asumió.

PB —Obviamente, cuando uno mira las elecciones y ve que le va mal, la responsabilidad es del candidato, no hay vuelta en ese sentido. Lo que privilegié en ese momento, y quizás me equivoqué, fue buscar la paz interna en el partido en lugar de seguir por la línea por la que veníamos. Esa fue la realidad, ese fue el momento, dije “vamos a buscar la paz interna”, tratando de salvar las cosas. Ya le digo, pusimos la condición de que Wilson Sanabria no fuera candidato, creo que se lo dije a Amado y a los otros. Amado no fue el único que nos dijo que no estaba de acuerdo, hubo algunos otros; creo que Pasquet también me dijo, y algunos otros. Y yo les dije: “El que no está de acuerdo tiene los caminos que hay que tomar”. Pero yo privilegiaba la paz, el PC venía de peleas grandes, muy grandes. Recuerdo que cuando vinieron, la primera vez que me encontré con Wilson Sanabria, dije: “Pucha, ahora que me encuentro con él, ¿qué va a decir alguien, que poco menos lo estoy proscribiendo para integrar una lista?”. No fue el único caso que pedí que no fuera en listas, a otras agrupaciones que se integraban les decía: “Mirá que no quiero caminar con esta persona, no me la pongas en la lista, no me la traigas en esto”.

EC —El fiscal que investiga el caso Cambio Nelson dice –lo dijo por ejemplo esta semana aquí en En Perspectiva– que buena parte de las prácticas ilegales de esa empresa, por ejemplo las “cuentas corrientes sui generis”, venían desde el comienzo mismo de la actividad del cambio, a fines de los años 90, cuando lo dirigía el padre de Francisco, Wilson Sanabria. Ahí estamos hablando de un hombre que políticamente estaba en otro sector del partido, un hombre durante años muy cercano a Julio María Sanguinetti en particular. Entonces, ¿no hay, en todo caso, responsabilidad de todo el partido, en la medida en que los Sanabria integraron las dos grandes partes del partido en los últimos años? ¿Por qué usted dice “cargo yo solo”?

PB —Yo asumo mis responsabilidades, no asumo las responsabilidades de otros. Esa pregunta no es para mí, es para ellos. Llame a los que integran los otros grupos con los que estaba el señor Sanabria. Vamos a decir la verdad, Sanabria estaba en el Foro Batllista (FB) en la época en que estaba el propio Amado en el FB, compartía con él trabajo, cuando estaba con Abdala. Llámelos a ellos y pregúnteles, yo no les voy a adjudicar responsabilidades. Yo asumo las mías. Digo que soy responsable porque votó conmigo. ¿Yo sabía lo que pasaba en el Cambio Nelson? No; si hubiera sabido, obviamente no habría votado conmigo.

EC —Las derivaciones del caso Cambio Nelson sobre el PC no han terminado. Desde hace varios días aparece involucrado otro nombre colorado destacado, el contador Humberto Capote. El fiscal, incluso, ya pidió su procesamiento por un delito continuado de apropiación indebida. ¿Cómo observa este otro capítulo?

PB —Ese sí no votó conmigo, ese caso no es mío. Ahí voy a guardar el cuidado que usted me pedía cuando defendía a Francisco Sanabria al comienzo de esta entrevista. Pidió y el juez todavía no hizo lugar. ¿Cómo quiere que me pronuncie sobre algo sobre lo cual el juez ni siquiera hizo lugar? Ahí no tengo dudas. Indudablemente no era el que manejaba el dinero, no era el dueño del cambio, esperemos a ver qué pasa con eso. Pero además, el contador Capote nunca integró el sector nuestro. Integraba sí ese sector del FB, ProBa. Esperemos que se resuelva en la justicia. ¿Qué más quiere? No pretenda que yo me responsabilice de las que seguro no son mías.

EC —No, estaba preguntando. El PC desvinculó a Francisco Sanabria. Pero Francisco Sanabria contribuyó económicamente a la campaña del PC en Maldonado, por lo que se sabe. Y ahora se conoce que una parte de los recursos que manejaba este empresario y dirigente era dinero mal habido. ¿Qué ocurre con esta parte del debate, el financiamiento de la campaña con dinero fruto de negociados?

PB —Sí; sí, sí, claro. A ver, financió y nadie lo ha negado. Y cuando lo financió era un empresario reconocido por todos que hacía negocios en Maldonado. ¿Cómo puede uno saber de dónde había sacado ese dinero? Habría que preguntarle a quien recibió el dinero en Maldonado, que es el diputado Cardoso, para empezar. Tengo entendido que esa empresa no solamente aportó a campañas del PC, hay versiones que dicen que aportó a otras campañas también. Por eso mismo, me parece que eso se va a saber en la comisión investigadora que pidió el PC en el Parlamento. Es decir, nosotros no solamente tomamos la medida de desvincularlo, de prohibirle el ingreso, sino que pedimos una comisión investigadora en el Parlamento. Una comisión investigadora sobre el Cambio Nelson, la pedimos nosotros cuando el Frente Amplio amenazaba que la pido, que no la pido. La pedimos nosotros, para que no amenace más, y vamos hasta el fondo. Cuando tengamos la información le voy a poder contestar.

EC —¿Qué otros pasos tiene previsto dar, en cuanto dirigente del PC que es, a raíz de esta situación que se ha planteado?

PB —Yo no estoy en el Comité Ejecutivo Nacional, soy convencional. Creo que sobre Francisco Sanabria ya más no se puede hacer. No sé si a usted se le ocurre alguna otra cosa para hacer, pero habiéndolo desvinculado y habiéndosele prohibido reingresar… Usted dice que [la medida] es de una contundencia tremenda, lo dijo cuando empezamos en esto. Más no podemos hacer. Actuó la justicia, no lo amparamos. Y de vuelta, quiero destacar algo: frente a situaciones similares, más graves para mí, como que un ministro de Economía o un presidente del Banco de la República en funciones sean procesados y condenados, otros partidos organizaron caravanas de apoyo a los domicilios, los pusieron de candidatos. No ya no los desvincularon. Entonces creo que más no podemos hacer. ¿Qué se nos dice? Vamos a investigar para atrás; estamos de acuerdo, hagamos una comisión investigadora e investiguemos para atrás. ¿Qué más podemos hacer? Si alguien me dice algo más que podamos hacer… Si de esa comisión investigadora surge algún elemento que implique tener que dar cuenta a la justicia, lo vamos a hacer. Creo que esta situación es un desastre, y cómo uno procede frente a estos desastres es que lo marca. Nosotros lo apartamos, lo desvinculamos.

Video de la entrevista

***

facal-v2-banner-en-perspectiva-net

Transcripción: María Lila Ltaif

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: