Entrevista del martes 29 de octubre de 2019: Guido Manini Ríos

Video de la entrevista en este link

EN PERSPECTIVA
Martes 29.10.2019

EMILIANO COTELO (EC) —Tres senadores y 11 diputados. Esa es la bancada que cosechó Cabildo Abierto (CA) en las elecciones del pasado domingo, apenas seis meses después de su presentación en sociedad. Así, y con 260.000 votos, irrumpe con fuerza en el próximo Parlamento quien fuera comandante en jefe del Ejército, Guido Manini Ríos, uno de los grandes ganadores de la jornada electoral.

En la misma noche del domingo, Manini llamó a sus seguidores a votar en la segunda vuelta por la fórmula Lacalle Pou-Argimón. Y unos minutos más tarde, Lacalle Pou agradeció este respaldo y el de los otros líderes de la oposición.

(Audio Luis Lacalle Pou.)

Quiero entonces agradecer especialmente la intención de avanzar en este acuerdo multicolor, en un gobierno de compromiso con el país, a Ernesto Talvi y el Partido Colorado, a Guido Manini y Cabildo Abierto, a Edgardo Novick y el Partido de la Gente y a Pablo Mieres y el Partido Independiente.

(Fin audio.)

EC —¿Qué papel se propone jugar CA en el gobierno de coalición que impulsa el líder del Partido Nacional (PN)?

Lo conversamos con el general retirado Guido Manini Ríos.

Para ser un partido debutante, CA logró una gran votación: 11,3 % del total. Y eso es aproximadamente lo que anticipaban las encuestas. Pero en los días previos a las elecciones, cuando ustedes escuchaban los informes de las consultoras, contestaban que iban a tener un respaldo aún mayor. ¿Esperaban más realmente?

GUIDO MANINI RÍOS (GMR) —Uno percibía que había gente que no se manifestaba y siempre estaba la posibilidad de un voto oculto que aumentara los números que daban las encuestas. Pero más o menos éramos realistas y nos manejábamos en torno a lo de las encuestas.

EC —Llegaron a manejar el 15 %, por ejemplo. O más.

GMR —Sí, incluso hubo alguna encuestadora que nos daba una proyección de 14 %. Por eso la expectativa en algún momento pudo haber sido algo superior, pero por supuesto que esta votación nos deja muy conformes, dadas las características de esta campaña, lo corta que fue, la escasez de recursos económicos, que, comparados con los de las demás fuerzas con las que competíamos, fueron ínfimos, la nula organización desde el arranque, o sea, arrancamos desde la nada en el mes de abril y en pocas semanas tuvimos que hacer toda la organización de un partido nuevo. Realmente, dadas las características, estamos muy conformes, creemos que ha sido un espaldarazo de la gente a esta nueva opción.

EC —¿Estaban pendientes de la carrera con el Partido Colorado (PC)? ¿Querían ubicarse como la segunda fuerza de la oposición?

GMR —En realidad no era un objetivo en sí, pero era un jalón que hubiera sido estimulante. De todas maneras no nos medíamos en ese tipo de carrera yo diría que hasta sin sentido. Aunque sí, en algún momento, dadas algunas encuestas, la expectativa de quedar como tercera fuerza estuvo. Pero realmente estamos muy conformes, sobre todo porque sabemos que esto se hizo a pulmón de mucha gente, acá nunca se dio un litro de nafta para una caravana, nunca se pagaron chorizos para nadie, nunca se dio bebida, nunca hubo shows musicales pagos ni nada por el estilo. Todo era a pulmón de la gente colaborando.

EC —Es interesante remarcar eso: todo fue militancia.

GMR —Todo fue militancia en todo sentido, entusiasmo de la gente, realmente hay que valorarlo. Uno mismo iba de gira, no me dejaron parar en hoteles, iba a la casa de uno, de otro, cosas por el estilo. Eso marca que hay un entusiasmo real en la gente nuestra.

EC —Vayamos a eso. Teniendo en cuenta ese entusiasmo, teniendo en cuenta la votación, que todos los analistas coinciden en que es excepcional para un partido tan nuevo como este, hay muchas preguntas sobre qué es este fenómeno. Para usted, ¿qué representa este nuevo partido si lo consideramos en el Parlamento? ¿Qué es lo que trae al Parlamento?

GMR —Indudablemente representamos a un sector de nuestra población que no se siente representado por las demás opciones políticas. Traemos algo diferente, nuestros diputados electos son todos debutantes, gente que se hizo de abajo la gran mayoría de ellos, que viene de sectores del trabajo, de sectores humildes, que viene de todas las representaciones posibles de nuestra sociedad. Creemos que vamos a traer ese aporte de la representación de sectores sobre todo del trabajo que vienen a estar presentes en ese Parlamento.

EC —Claro, pero ¿por qué esa gente se volcó a CA? Por ejemplo, en términos bien concretos, ¿CA habría recibido este caudal electoral si usted no hubiese sido el líder y el candidato presidencial?

GMR —Es una pregunta que no le puedo contestar. Tal vez, sí, no sé, o habría habido otro líder.

EC —Ese factor parecería que fue muy importante acá.

GMR —Es posible; ese análisis lo dejo para otros. Pero indudablemente la gente se aglutina detrás de quien cree que interpreta su sentimiento, su sentir. Nosotros desde el primer día manifestamos nuestra intención de representar a gente que hasta ese momento no se sentía representada, de buscar la defensa de aquellos sectores de nuestra sociedad que muchas veces no tienen quién los defienda, porque no tienen capacidad de presionar. Hablamos permanentemente de la necesidad impostergable de este país de recuperar el mundo del trabajo, el país productivo que está languideciendo, que está en franca bajada. Creemos haber representado un pedido de la gente que nadie escucha. Hay como una soberbia en los distintos gobiernos que se van sucediendo, que no escuchan, que están de espaldas a la realidad, que niegan la crisis, que niegan serios problemas. Nosotros los ponemos arriba de la mesa y decimos “a esto hay que buscarle solución”.

EC —Pero da la impresión de que el factor personal también jugó, da la impresión de que para este partido el tener a su frente a un ex comandante en jefe del Ejército –que además no fue un comandante del Ejército escondido, sino al revés, muy presente, que se pronunciaba permanente, que pulseó con el Poder Ejecutivo– fue un gancho extra. Da la impresión de que la gente ve en usted por un lado, no sé, mano firme, algo por el estilo, y quizás también dotes de caudillo, en un elenco que hoy se está renovando en el panorama político y en el que figuras de estas características no hay. En algunos aspectos me recuerda a Mujica en su momento, cuando le hizo llegar al Frente Amplio (FA) una cantidad de votos que no tenían nada que ver con la historia del FA. ¿Usted percibe algo de eso?

GMR —No lo niego…

EC —Es complicado preguntárselo a usted mismo.

GMR —Todos los sectores políticos se alinean detrás de alguna figura por alguna razón. En algunos casos tal vez esa figura tenga un destaque intelectual o tenga una historia detrás. Creo que, más allá de que deben primar siempre las ideas y los proyectos, siempre en la historia nuestra ha habido una figura, una persona que es la que aglutina, la que alinea a la gente detrás de ese proyecto o de esa idea. En el caso de CA, por lo nuevo que es, por la falta de trayectoria, por lo desconocidos de muchos de sus planteos inicialmente, puede ser que la figura de quien lo encabeza tenga más preponderancia que en otros, dadas las circunstancias, dados los escasos seis meses que esto lleva de vida.

EC —Por ejemplo en el tema seguridad pública da la impresión de que a mucha gente que estaba buscando respuestas en esa materia y que al principio quizás se inclinaba por Novick, el nombre de Manini, justamente por su trayectoria militar, etcétera, le implicó una opción más adecuada. ¿Ese tipo de cosas existieron?, ¿usted las vio?

GMR —Es posible. Creo que otra cosa que llevó a la adhesión de tanta gente es que la gente percibe que nosotros no estamos midiendo costos políticos, no nos subimos al carro de lo que una mayoría según las encuestas quiere. Tenemos que mantenernos en lo que nosotros pensamos, lo hemos dicho una y otra vez, decir las cosas claramente, sin medir costos. En definitiva es políticamente incorrecto, según el manual eso no se debe hacer, se pierden votos, etcétera, pero creo que la gente hoy está harta de que le mientan permanentemente o le digan cosas que después no se cumplen y percibe que nosotros decimos las cosas claramente, de frente, directo, se da cuenta de que lo que uno siente es lo que realmente va a hacer en el futuro. Por ahí viene la fortaleza nuestra.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: