Entrevista, jueves 1 de marzo: Pablo Ferreri

Entrevista con el subsecretario de Economía Pablo Ferreri sobre las críticas de los productores autoconvocados y las medidas para revitalizar la inversión.

facal-v2-banner-en-perspectiva-net

Video de la entrevista

EN PERSPECTIVA
Jueves 01.03.2018, hora 8.24

EMILIANO COTELO (EC) —Que se gasta mucho y mal. Que se debería establecer una regla fiscal. Que hay atraso cambiario que afecta la competitividad. Y hasta que hay que cambiar, directamente, el rumbo de la política económica.

Estas son algunas de las críticas que han planteado los productores autoconvocados y que han puesto en debate la conducción macroeconómica que lidera Danilo Astori desde hace 13 años. El gobierno, mientras tanto, reafirma su rumbo, destaca, por ejemplo, el reconocimiento que recibe el país de las calificadoras de riesgo internacionales y señala que su prioridad, su foco, es contemplar a todos los sectores.

Vamos a conversar con el subsecretario Pablo Ferreri a propósito de esos aspectos y también de los cambios que su cartera anunció en la Ley de Promoción de Inversiones con el objetivo de estimular la inversión y el empleo, dos variables que no han acompañado el crecimiento general de la economía en el último tiempo.

Hablemos de temas que han pautado este arranque del año tan intenso. ¡Qué dos meses que tuvo en el arranque 2018! ¿Cómo lo vivieron ustedes?

PABLO FERRERI (PF) —Este es un comienzo de año disruptivo, para quienes dicen que en Uruguay el año empieza después de la Vuelta Ciclista, después de que entra el último ciclista. Este año ha tenido un inicio más movido, con muchos temas en la agenda, pero creo que en el fondo, siempre que se generan debates, si estos se dan con altura, con respeto, terminan siendo un aporte a la sociedad. La preocupación que tenemos que tener todos es que esos debates se den por los carriles correctos y que en definitiva sean un aporte y no un problema.

EC —¿El gobierno no demoró en reaccionar? Muchos de los planteos de los autoconvocados venían siendo realizados por analistas económicos, por ejemplo en lo que tiene que ver con que Uruguay está caro en dólares o que la competitividad se veía afectada. Si se hubiera reaccionado antes, a fines del año pasado, cuando estas cosas ya se debatían, ¿no se habría evitado una parte de toda esta controversia?

PF —Yo tengo una óptica un poco diferente. Ante todo, creo que nadie pone en duda, al contrario, la importancia de la cadena agroindustrial en la economía uruguaya. Entre los sectores productivos uruguayos la cadena agroindustrial juega un papel absolutamente relevante, es una de las principales locomotoras del desarrollo económico de nuestro país. Por lo tanto siempre ha habido una preocupación por tener políticas de largo plazo, de largo aliento, políticas estructurales, que son complementadas con acciones coyunturales específicas cuando estas son necesarias. Por lo tanto trabajar con el sector no es algo que haya comenzado a partir de las protestas o de la movilización de los autoconvocados, y en realidad tampoco es siquiera algo que haya comenzado con los gobiernos del Frente Amplio (FA). Siempre fue un sector prioritario de la economía nacional.

Por mencionar algunas de las políticas de largo aliento que se han trabajado y que creo que son exitosas, aunque en estos días algunas de ellas fueron cuestionadas. Tener la trazabilidad animal completa en el sector bovino que tiene Uruguay nos parece una política de largo plazo, de largo aliento, exitosa; los programas de vacunación antiaftosa; los estímulos al riego con la aprobación de una ley para promover el riego; la política de uso y manejo de suelos; la política de inocuidad alimentaria, absolutamente fundamental para poder acceder a nuevos mercados; las políticas de seguros para productores pequeños (frutas, hortalizas, apicultura, aves) que son políticas de largo plazo sobre las cuales siempre se ha trabajado. Y antes de que surgieran voces de los autoconvocados ya se venía trabajando en medidas más específicas, como la creación de un fondo de garantías para el sector lácteo –que se terminó aprobando ahora pero se había enviado el año pasado–, un sector que tuvo una época de precios muy importantes que luego se deprimieron, lo que lo llevó a tener un endeudamiento mayor del deseable, por lo tanto esas garantías le permitirán reperfilar las deudas. Esta medida coyuntural, junto con otras como por ejemplo algunos beneficios en la energía eléctrica, fueron dadas de antemano. Por lo tanto hay una agenda permanente y bienvenido sea el diálogo en estas nuevas instancias.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario