La Mesa Agropecuaria, martes 28 de marzo

Participan Guillermo Villa, Gabriel Carballal, Andrés Berterreche y Pablo Carrasco.

facal-v2-banner-en-perspectiva-net

EN PERSPECTIVA
Martes 28.03.2017, hora 9.10

Audio y video de La Mesa Agropecuaria

EMILIANO COTELO (EC) —Estamos con Rosanna Dellazoppa y los integrantes del equipo que nos acompaña.

Guillermo Villa, ingeniero agrónomo, productor agrícolo-ganadero en Flores.

Gabriel Carballal, técnico agropecuario, productor agrícola en Soriano.

Pablo Carrasco, ingeniero agrónomo y socio fundador de Conexión Ganadera.

Andrés Berterreche, ingeniero agrónomo, exministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, suplente de José Mujica en el Senado.

Vamos al primer tema. La llamada Operación Carne Fraca (‘carne débil’, en español) hizo temblar este mes a la industria frigorífica de Brasil y generó temor en los países productores de carne. Una investigación, conducida por la Policía Federal brasileña desde 2016, reveló que varias de las principales industrias cárnicas de nuestro vecino adulteraron con químicos varios productos alimenticios en mal estado [que cumplían] con los estándares para ser destinados al consumo en el exterior.

Brasil es el principal exportador de carne bovina y de pollo en el mundo, por lo tanto el escándalo caló hondo en el gobierno de Michel Temer. El presidente intentó poner paños fríos a la crisis resaltando que de los más de 4.300 frigoríficos que operan en Brasil, solo 21 están involucrados en los presuntos fraudes.

La noticia saltó hace ya 10 días, pero resulta ineludible en una mesa agropecuaria como esta. Es que la carne, el principal producto de exportación de Uruguay, de hecho termina colocada en los titulares de todo el planeta y de algún modo ve afectada su credibilidad ante los consumidores.

¿Qué dicen? ¿Cómo han visto las repercusiones acá?

GUILLERMO VILLA (GV) —Primero una opinión sobre el hecho. Cuando estamos en el negocio de la carne decimos que la mejor noticia para la carne es que no haya noticias. Indudablemente hay muchos detractores de la carne y siempre que sale alguna noticia a la larga la usan los que están contra el consumo de carne y eso va perjudicando el negocio en el largo plazo.

Me llama poderosamente la atención lo que pasó en Brasil, porque realmente fue una situación grave, que venían investigando desde hacía mucho tiempo, pero de la noche a la mañana la policía le dio una difusión mediática sorprendente, que no solo tendía a sancionar a los que habían cometido la infracción, sino que castigaba a todo el país como productor de alimentos. Acá asociamos automáticamente con la carne vacuna, pero en realidad la mayoría de estas empresas eran de carne aviar y carne porcina, básicamente carne aviar. Indudablemente lo que se hizo es gravísimo, pero podría haber sido manejado mucho más diplomáticamente.

ROSANNA DELLAZOPPA (RD) —¿Desinteligencia o alguna otra cosa?

GV —Capaz que hay intereses políticos atrás, hay cosas que uno nunca sabe y en Brasil todo es posible. Cuando te arman un lío, es o mais grande do mundo. Hoy por hoy, una semana después, las aguas se están calmando; China, que había cerrado, parece que no había cerrado, ya está reviendo y a corto plazo va a estar entrando carne; la Unión Europea también; Chile, que fue de los que cerraron, ya volvió a abrir. Todo indica que en 10, 15 días a nivel mundial esto va a ser un episodio triste, pero sin mayores consecuencias para Brasil.

PABLO CARRASCO (PC) —En el mismo sentido que Guillermo, estoy estupefacto. Si en algo no pensaba que Brasil tenía era patinadas era en materia internacional. El famoso Itamaraty siempre fue casi un ente autónomo en Brasil en política internacional; no importaba mucho el gobierno que estuviera, la defensa brasileña que hacía Itamaraty era increíble. Sin embargo acá hubo una venganza de barrio, porque esto es una venganza de barrio…

EC —¿Venganza de barrio? ¿Cómo es eso?

PC —Me parece que mientras era el PT (Partido de los Trabajadores) todo el mundo estaba contento con que se siguieran destapando tarros, y ahora quisieron destaparle tarros al PMDB (Partido del Movimiento Democrático Brasileño), porque una parte importante de los inspectores de la carne en Brasil son indicaciones –como dicen los brasileños– partidarias, no son técnicos del ministerio que vienen de abajo. Entonces acá es por tablas tratar de que el que puso al jefe de los inspectores, el que está preso, que es del PMDB, indicado por el PMDB, pague alguna consecuencia. Pero el costo que le están haciendo pagar al país es una cosa increíble.

Si vamos a lo concreto, a las acusaciones, yo escuché el primer comunicado en directo el viernes de noche, en una cobertura de la Globo, y vi ese despliegue. Las acusaciones decían que se mezclaba cartón con la carne y resulta que eso fue una llamada que interfirieron y la persona decía “¿qué le ponemos, cartón o plástico?”, hablando del envase. Pero la noticia fue que los brasileños estaban comiendo carne con cartón.

GV —Menos mal que no le puso plástico.

PC —Después, que se agregaba ácido para sacarle el olor a podrido. Y el ácido es el ácido ascórbico, es la vitamina C, que hace 100 años que se usa en la carne. También se decía que se agregaba máscara de cerdo, que es el cuerpo del hocico, que se agrega a los frankfurters, como toda la vida, está autorizado. Se mezcla en una proporción, como todas las cosas. Lo de la salmonella no se ha podido demostrar y las empresas niegan absolutamente tener conciencia de que teniendo salmonella se embarcó igual, y que las coimas eran para poder vender las cosas podridas. Eso es impensable, no es lógico. Como en las películas, hay que buscar un móvil del crimen, a alguien le tiene que convenir. Que una empresa diga “tengo salmonella y coimeo para que me dejen mandarle a Europa una carne con salmonella, por lo que mis clientes me van a poner en penitencia durante los próximos 50 años” no tiene el menor sentido.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: