Manini Ríos: Un comandante que generó varios dolores de cabeza al Presidente y que cae por criticar a la Justicia

Manini Ríos: Un comandante que generó varios dolores de cabeza al Presidente y que cae por criticar a la Justicia

El presidente Tabaré Vázquez se reunió ayer con el comandante en jefe del Ejército y resolvió cesarlo de su cargo; el motivo fueron sus críticas a la actuación del Poder Judicial, aunque fue el último de una serie de cruces entre Manini Ríos y la autoridad estatal

Producción: Rodrigo Abelenda y Alejandro Rodríguez

Desde hacía varios días existía expectativa por la reunión agendada para la mañana de ayer entre el presidente de la República, Tabaré Vázquez, y el comandante en jefe del Ejército, Guido Manini Ríos.

Se sabía (y se había publicado en la prensa, que Manini había solicitado esa audiencia para plantear una serie de temas importantes que le preocupaban.

El encuentro tuvo lugar a las 10 hs en la residencia oficial de la avenida Suárez y Reyes. No fue muy largo: duró unos 30 minutos. En un primer momento no se conoció su resultado. Cerca del mediodía el sitio web de Presidencia dio a conocer una noticia fuerte: Vázquez había destituido a Manini.

¿La resolución se originó en el “mano a mano” entre ambos? Todo indica que no, que ya estaba tomada previamente.

La gota que colmó…

El cese de Manini Ríos sacudió el panorama nacional en un mes que venía relativamente tranquilo.

Es cierto que la medida drástica del presidente llega después de un largo historial de diferencias con el jerarca castrense. También es cierto que la destitución había sido reclamada varias veces por Familiares de Desaparecidos, organizaciones de defensa de los derechos humanos y sectores del Frente Amplio que lo veían como un obstáculo en las investigaciones pendientes y, además, lo acusaban de tener ambiciones políticas incompatibles con su cargo. Fuentes militares consultadas por En Perspectiva reconocieron que Manini “venía en la cuerda floja”. Sin embargo, el despido se precipitó por un hecho puntual ante el cual, dijeron esos informantes, era «lógico» que el mandatario reaccionara como lo hizo.
¿Qué fue lo que ocurrió?

Manini Ríos cuestionó por escrito la actuación del Poder Judicial en casos de violaciones a los derechos humanos ocurridas en dictadura, y ello fue visto por el presidente como una “acusación” que resulta “grave” y “absolutamente incompatible con el cargo en que venía desempeñándose”.

Detalles

El comunicado de Presidencia de la República que da a conocer la remoción de Manini cita de manera muy detallada cuáles fueron sus cuestionamientos al accionar de la Justicia.

Según se explica, esas expresiones figuran en un informe con antecedentes administrativos que Manini Ríos redactó y elevó al Poder Ejecutivo junto con las actuaciones del Tribunal Especial de Honor para Oficiales Superiores Nº 1, constituido en 2016 por el ministro de Defensa, Jorge Menéndez, pocas semanas después de asumir en el cargo, y que culminó su trabajo a comienzos de febrero (*).

Ese tribunal, integrado por los generales del Ejército Alfredo Erramún, Gustavo Fajardo y José González (que ahora asumirá como comandante), se pronunció sobre las conductas de varios militares procesados por la Justicia Penal en 2009 a raíz de crímenes cometidos en dictadura (**).

Críticas de Manini

¿Cuáles fueron las observaciones de Manini Ríos que le costaron el cargo (***)?

Presidencia de la República citó entrecomilladas cuatro de sus señalamientos:

  1. “La Justicia Uruguaya en muchas oportunidades se apartó de los más elementales principios del Derecho, no dando garantías a los acusados. En definitiva, aplicó una suerte de Derecho para el enemigo”.
  2. “El militar que es citado como indagado por la Justicia, muchas veces es considerado culpable aún antes de ser juzgado, no tiene las garantías del debido proceso, y es condenado en base a conjeturas o convicciones inadmisibles, sin pruebas fehacientes, y en muchos casos fraguadas o inventadas”.
  3. Existe convicción en los integrantes del Ejército “de que la Justicia en muchos casos no ha actuado de acuerdo a los principios elementales del Derecho y que no ha habido juicios imparciales cuando los acusados fueron militares”.
  4. “Muchos de los imputados han sido condenados sin pruebas y sin las garantías del debido proceso”.

Argumentos del Presidente

¿Y por qué Vázquez lo cesa?

En los considerandos de la resolución divulgada ayer, Vázquez sostiene:

  1. Que “en nuestro ordenamiento jurídico existe separación entre los poderes del Estado, correspondiendo al Poder Ejecutivo respetar los fallos del Poder Judicial”.
  2. Que la crítica a la actuación del Poder Judicial realizada por Manini, “en los términos expresados, importa una violación al articulo 53 del Reglamento General de Servicio Nº 21” (del año 2003), ya que es contrario a la disposición que indica que “…todo militar debe [respeto] en toda circunstancia a las Leyes, a los Poderes Públicos, a las Autoridades…”.
  3. “Que consecuentemente la actitud asumida por el Comandante en Jefe del Ejército de cuestionar al Poder Judicial, resulta absolutamente incompatible con el cargo en que venía desempeñándose”

Antecedentes

Esa fue la gota que colmó el vaso. Pero esto que ocurrió ayer es la culminación de una serie larga de desencuentros. Manini cargaba con varias observaciones y tarjetas amarillas.

Esos cortocircuitos con el Poder Ejecutivo se intensificaron en los últimos dos años, cuando asumió un protagonismo público más activo en la defensa del personal de las Fuerzas Armadas. Algunos analistas vinculan el giro a ese perfil más confrontativo de Manini con el fallecimiento, en agosto de 2016, de Eleuterio Fernández Huidobro, el ministro de Defensa que impulsó su nombramiento a fines del gobierno de José Mujica.

Mientras Fernández Huidobro estuvo al frente de la cartera Manini sentía que el ex dirigente tupamaro representaba y sostenía razonablemente las inquietudes y preocupaciones provenientes de la interna militar; en cambio, no tuvo la misma sintonía con quien asumió en su lugar, Jorge Menéndez, y por eso habría pasado él mismo a encarar las polémicas públicas en temas sensibles, como los sueldos de los soldados, el proyecto de reforma del Servicio de Retiros y Pensiones de las Fuerzas Armadas o, más cerca en el tiempo, el proyecto de reforma de la ley orgánica militar.

Vale la pena repasar algunos hitos de esta historia:

  • En 2017, durante la celebración del Día del Ejército, Manini Ríos dijo ante el presidente y el ministro de Defensa que los soldados “asisten en silencio a la discusión sobre su futuro”, un debate que a su juicio estaba teñido “de falsedades y tergiversaciones malintencionadas”. Por ese discurso fue observado verbalmente.
  • Un año más tarde, cuando el proyecto de reforma de la “Caja Militar” ya estaba muy avanzado, Manini Ríos declaró que los cambios iban a afectar especialmente a “un colectivo que tiene salarios muy bajos y que de aprobarse la ley -como finalmente sucedió- iban a tener un retiro aún más bajo”.
  • En setiembre del año pasado, además, Manini Ríos dijo, hablando en Océano FM, que el ministro de Trabajo, Ernesto Murro, “no estaba bien informado” sobre los efectos de la reforma: “No le puedo atribuir de ninguna manera al ministro (de trabajo Ernesto Murro) mala fe, ni puedo ni siquiera creer, y no lo creo, que mienta a sabiendas», declaró el entonces comandante. «Simplemente creo que no está bien informado. Si el señor ministro agarrara una calculadora y tomara los términos de la ley y la realidad de nuestros soldados, se va a dar cuenta de que lo que digo es así. El soldado va a tener que hacer más años para irse con la mitad” de su salario. Pocas horas después de ese reportaje Vázquez lo sancionó con arresto a rigor por 30 días argumentando que había incurrido en “reiteradas faltas disciplinarias”.
  • A fines del año pasado, Manini Ríos escribió un mensaje de fin de año en su cuenta de Twitter en el que saludó “a los soldados que se esfuerzan por cumplir la misión asignada de la mejor forma, a pesar de las dificultades, de su bajo salario […] y de la acción de los mercaderes del odio, de los que viven de la división y del enfrentamiento entre orientales”.
  • En los primeros días de enero, viajó a Brasil en misión oficial para asistir a la ceremonia de asunción del comandante en Jefe del Ejército brasileño, Edson Pujol. Una vez terminado el acto oficial, Manini Ríos participó de un brindis vestido de civil en el que saludó al presidente brasileño Jair Bolsonaro.
  • A fines de enero, El Observador informó que un grupo de ciudadanos había inscripto en la Corte Electoral un partido bajo el nombre Movimiento Social Artiguista que aspira a tener a Manini Ríos como candidato a la Presidencia.
  • El 28 de febrero, durante la conmemoración de un nuevo aniversario de El Grito de Asencio, dijo que un hecho de aquel tipo podría volver a ocurrir si se daban las condiciones necesarias: “Solo es necesario que el final de una época se torne inexorable, solo es necesario que las situaciones y las condiciones con las que vive una población de un territorio, se tornen insoportables y también es necesario que exista un pueblo dispuesto a hacer el sacrificio necesario, para lograr un nuevo amanecer, para sí mismo y para las generaciones venideras”, dijo.
  • El domingo pasado el diputado del Partido Nacional José Andrés Arocena organizó un asado para agasajar a Manini. La casa del legislador en pueblo La Macana (Florida) fue el centro de un “pequeño homenaje” al comandante en jefe del Ejército del que participaron una veintena de vecinos, historiadores y militares retirados, algunos de ellos nacionalistas.
  • Y ayer mismo, en una entrevista grabada previamente y que se emitió en el Programa Todo Pasa de Océano FM, el militar dijo que no descarta iniciar una carrera política: «En el futuro si entendiera que el único camino que tengo para cambiar o hacer justicia en algunas disposiciones o algunas leyes que se han votado o se vayan a votar en el futuro que afectan negativamente al Ejército no voy a renunciar a recorrer ningún camino, es una carta que yo no descarto», dijo este martes. Manini agregó: Si «mañana o pasado nos decidiéramos hacer política lo esencial va a ser apuntar a esos sectores que necesitan de políticas concretas que ayuden a sacarlos de la situación donde están».

Ecos del cese

Después de destituir a Manini y ordenar su pase a retiro, Vázquez nombró en su lugar al general José González, que desde enero se encontraba al frente de la División III del Ejército, con asiento en Tacuarembó, y que había ocupado previamente otros puestos de responsabilidad en la fuerza de tierra. González tiene 56 años (nació en agosto de 1962) e ingresó a la Escuela Militar en marzo de 1980. Fue ascendido a general en febrero de 2015.

Se trata de una designación que no respeta el orden de derechas ya que recae en un general que tiene menor antigüedad que otros oficiales de su rango. Esto puede derivar en que otros generales pasen a retiro debido a que no acepten ser comandados por quien consideran un subalterno, algo que ha ocurrido en ocasiones similares en el pasado.

Estos hechos se dan mientras el ministro de Defensa Nacional, Jorge Menéndez, se encuentra de licencia médica por unos días a raíz de un tratamiento por el que debe pasar. El lunes, en el Consejo de Ministros celebrado en Torre Ejecutiva, la cartera de Defensa estuvo representada por el subsecretario Daniel Montiel.

***

Foto: Fotograma de video de despedida de Manini Ríos

***

Nota relacionada
Manini Ríos: Según Lucía Topolansky, «pasó una raya que no debiera haber pasado»; para Gustavo Penadés, el cese del comandante «tiene ribetes no deseados»

Documentos relacionados
Comunicado de Presidencia anunciando cese del comandante del Ejército Manini Ríos

Resoluciones del presidente Vázquez sobre fallos del Tribunal de Honor del Ejército

Resoluciones de cese del comandante en jefe del Ejército Manini Ríos y de alta de José González Spalatto en su lugar

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: