Gral (R) Guido Manini Ríos: «No estoy encasillado en ninguno de los partidos y puedo incursionar en cualquiera de ellos»

El ex comandante en jefe del Ejército habló sobre su cese, ocurrido la semana pasada; sobre su posible incursión en política, y sobre por qué criticó abiertamente la actuación judicial en casos como el de José «Nino» Gavazzo

Transcripción de entrevista con Guido Manini Ríos

El ex comandante en jefe del Ejército, el general retirado Guido Manini Ríos, que fue cesado y pasado a retiro el martes pasado por el presidente Tabaré Vázquez, dijo en entrevista con En Perspectiva que “hubo malentendidos” y descartó haberle faltado el respeto al Poder Judicial, tal como se sugirió desde Presidencia, en el escrito que dirigió al Ministerio de Defensa. En ese documento le elevó los fallos de dos tribunales de honor del Ejército que analizaron la conducta de oficiales de esa fuerza condenados en casos de violaciones a los DDHH durante la dictadura.

«Se ha hecho creer en estos días, por alguna gente, que hubo ahí un desconocimiento o un desacato a un poder del Estado, cuando no es así», dijo Manini.

“Yo no puedo dejar que el presidente de la República desconozca hechos que yo creo que son importantes, porque vaya a pensar que no le van a gustar esos hechos. Yo no puedo medir o actuar en función de los miedos a las represalias que pueda sufrir», afirmó.

«Fui consciente de que podía ser destituido, que podía ser sancionado, pero hay cosas que el comandante tiene que llevar adelante al riesgo que sea», planteó.

“Los nueve casos que puse en el escrito son casos en que para los integrantes del Ejército la Justicia no actuó como tal, sino como venganza, en mi opinión”, indicó Manini.

“Entendí necesario explicarle de la forma más clara posible al presidente de la República las causas por las cuales el fallo de la justicia, difiere del de los Tribunales de Honor Militar”, afirmó Manini.

Y puso un ejemplo: “En el Ejército nadie duda de que el militar retirado Rodolfo Álvarez está preso porque es sobrino de Gregorio Álvarez “y nada más”. Por eso digo que la Justicia actuó por venganza, indicó Manini.

«En el fondo digo (en el escrito) que el Tribunal de Honor no coincide con la Justicia porque refleja la opinión generalizada de que la Justicia en ciertos casos actuó más como venganza que como justicia», dijo el ex comandante en Jefe.

Y añadió: «Pongo en ese escrito: `Si el Tribunal de Honor hubiera comprobado que lo que la Justicia dio por probado es así, tendría que haberlos condenado sin duda, porque ellos hubieran afectado el honor de la institución´. Lo digo claramente», dijo Manini.

Consultado respecto a quienes opinan que estuvo dedicado a encubrir violaciones de los derechos humanos, Manini afirmó: «He manifestado varias veces públicamente mi deseo de encontrar cuerpos de desaparecidos. He tratado de generar el ambiente para que se pudiera llegar a buen puerto en esos temas».

«En ningún momento, jamás, nosotros hemos validado o defendido que se pudiera haber cometido violación a los DD.HH. Eso jamás lo hemos validado», afirmó.

Consultado sobre la falta de garantías de DD.HH de prisioneros en dictadura, Manini expresó: «Jamás defendí nada de lo actuado. No es un tema para que hoy empecemos a polemizar sobre si la dictadura cometió tal o cual exceso, eso está más que trillado, más que hablado, más que dicho»… Y continuó señalando que «la violación del derecho de una parte no habilita que se viole el derecho por la otra».

Video

Sobre el video que publicó en las cuentas oficiales del Ejercito cuando ya había sido cesado, explicó que normalmente cuando un comandante en Jefe del Ejército se va, se le da un tiempo para pasar por las distintas divisiones a saludar a sus subaletrnos. “Yo no me iba a ir del Ejercito sin saludar a mis subalternos”, dijo.

Indicó además que hizo videos en otras oportunidades. “Si vamos a los formalismos, es cierto que yo ya estaba cesado pero no había llegado la comunicación”. “Despedirme de la gente, me iba a despedir. Mis soldados no tienen Twitter, sólo pueden acceder a los canales del Ejército. Hay que tener en cuenta quién es el público objetivo (…) Yo no me iba a despedir del Ejército sin saludar hasta el último solado”, justificó.

Consultado si cuando en el video habló de “las falsedades de burócratas incapaces de ver la realidad, enceguecidos en su soberbia, o atrapados en sus prejuicios ideológicos” se refería al ministro de Trabajo, de Defensa y de Economía, Manini respondió: “puede ser, pero no quiero personalizarlo”.

«Son gente a la que uno le habla, le habla, les explica de todos los ángulos posibles como es la realidad y son totalmente insensibles, porque siguen en lo suyo, en una especie de mundo paralelo» y señaló: «no es la primera vez que lo hago»

Sus cuestionamientos a estos jerarcas se centraron en los cambios que plantearon para subsanar la situación de la denominada “Caja Militar”.

Futuro político

Respecto al nuevo partido Cabildo Abierto, que se presentó en sociedad al día siguiente de su cese y le pidió públicamente que sea su líder y candidato a la Presidencia, Manini Rios afirmó: “Todavía no lo he decidido, lo estoy pensando”. “Yo no pienso liderar un partido militar, en todo caso pienso liderar un partido (y no sé si será Cabidlo Abierto), de fuerte contenido social”.

En tal sentido, agregó: «No estoy encasillado en ninguno de los partidos y puedo incursionar en cualquiera de ellos”. También señaló que «no» se ubica en la oposición. «Si voy a trabajar, no tengo solución tomada, es para las grandes soluciones a los grandes problemas que tiene el país», afirmó.

***

Transcripción de entrevista con Guido Manini Ríos

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

9 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Con honor y muchísimo respeto x la persona,Don Manini Ríos,es el verdadero caudillo de los orientales de bien,que no juzgan su calidad de ex militar como para ocupar un cargo político,si no civiles y militares que lo ven y evalúan como un ciudadano más para enfrentar el cargo de ser el futuro candidato presidencial de todos los orientales,y no lo veo mal que así sea,en lo particular yo lo apollo y doy mi voto de confianza x el ex Gral (R ) Don Manini Ríos…

    Reply
  2. Resulta que nadie se hace cargo de la dictadura, para él parece que no existió, con su bagaje de muertos, torturados y desaparecidos. Con la ley y la Constitución en la mano, es hora de ponerse al lado del pueblo y no de la oligarquía y la trenza internacional.

    Reply
  3. De tan manida la metáfora del «mundo paralelo», se gastó; a la botellita se le terminó el jugo y queda envase -como no- con la respectiva etiqueta -como no, otra vez- ideológica o anti ideológica, que decantadas en el cernidor, responden ambas, a una ideología (un sistema de ideas, en especial, políticas, aunque no solo).
    Quizá, no sé, mas adecuada sería la metáfora de los «mundos estancos», con el centro en el ombligo individual y el eje en la pertenencia corporativa.
    Si no somos capaces, audaces y escrupulosos para romper la cáscara, el destino será vivir hasta que duren las pilas adentro del huevo; afuera, afuera del ceñido huevo están los otros ¿quiénes son los otros?…los otros somos nosotros, TODOS NOSOTROS, TODOS.
    Tantos años ¿demasiados? bajo férrea disciplina, bajo obligatorias lealtades, con el mismo corte de pelo, el mismo uniforme, las mismas botas y espada y música y paso marcado y el estigma dilatado por el secreto -que parcamente admite «exceso»-, algo deja afuera; porque tal institución devenida en corporación, cumple puntual su rito de continuidad, de ser la fidedigna reproducción de si mismo.
    El ejército se ha comprimido a si mismo, que no es igual el honor que el orgullo, que tampoco es igual el tropa que el general.
    Es el ejército un mundo acotado, un «mundo estanco».

    Reply
  4. No entiendo la posición del periodista de hacerse el distraído en cuanto a los horrores que ha cometido la justicia.
    El Tte. Gral. hablo de un caso acaecido en 1972 y juzgado por jueces en plena democracia acto seguido Cotelo se hace el distraído y repregunta intoduciendo la frase «caso de violaciones a los DDHH acaecidos en dictadura». O yo soy muy meticuloso o los periodistas son muy displicentes .

    Reply
  5. Con todo el respeto que le tengo a Cotelo, me parece que no entiende en nada los temas militares. Constantemente en la entrevista trata al Tte. Gral. como un pícaro que anda buscando la salida política sin haberse informado en nada de los reglamentos, leyes y costumbres que rigen a las FFAA. En las FFAA de cualquier mundo (sin contar los dictadores) los subalternos deben ser leales a los superiores diciéndoles su real parecer y entender. Cuando en medio de una batalla un coronel entiende que su general se está equivocado se lo tiene la obligación de expresarlo y luego acatar las órdenes del General. La historia militar da muchísimos ej. en este sentido. Hay que informarse al respecto para no cometer errores.

    Reply
  6. En el preámbulo de una de las preguntas, Cotelo dice «los tupamaros se alzaron en armas contra las instituciones». Ése es un concepto erróneo que se ha manejado, a veces con intención, y otras con desconocimiento o descuido. No se puede decir que los tupamaros se levantaron en armas. Sus acciones fueron, desde 1963, todas delitos del derecho común: secuestros, asaltos, atentados, asesinatos (más allá de las acciones internas para preparar esos actos), y todos dirigidos contra víctimas y blancos civiles: comerciantes, banqueros, personas comunes, fábricas, clubes, etc.; que tuvieran motivaciones políticas es otra cosa (esa hipótesis la formuló primero el Com. Alejandro Otero, y fue ridiculizado en su tiempo por varios de sus colegas y mandos). Por lo tanto, el combate a las mismas fue encarado por la Policía, que también sufrió sus embates; recién en setiembre de 1971 Pacheco dispuso que se encargaran de la lucha las fuerzas armadas. Nunca antes hubo una acción contra objetivos militares, como pudiera ser un combate contra efectivos, un asalto a una unidad militar o una emboscada a un convoy de este tipo; la única excepción (o la que se conoce públicamente) fue el ataque a un jeep con cuatro soldados que esperaban en la puerta de la casa del Gral. Gravina, en mayo de 1972. Y la toma de Pando, tal vez la acción más espectacular, en realidad fue como los asaltos de bandoleros a pueblos que veíamos en las películas del far west: robaron dinero, armas y luego huyeron; nunca intentaron establecer autoridades revolucionarias ni declarar territorio liberado.

    Reply

Escribir Comentario: