Vinilos uruguayos: Eslabones perdidos (I)

Por Eduardo Rivero ///

En una voltereta de mercado mágica, el vinilo ha resucitado. Está de moda. Artistas nuevos editan en ese formato, y los sellos revisan sus catálogos para devolver a las bateas viejos clásicos en lujosas reediciones en “180 gramos”.

Sin embargo, son muchos los vinilos de artistas uruguayos de gran valor musical e histórico que nunca fueron reeditados en CD ni están en carpeta de nadie para una gloriosa reedición. Por esa razón, rastrearlos en disquerías de viejo o en sótanos, altillos o garajes en casa de padres, tíos o primos, puede tener su recompensa.

Esos vinilos casi inconseguibles podrían considerarse eslabones perdidos en la cadena de la música popular uruguaya. Revisando mi archivo, hice una lista de 15 vinilos enormemente valiosos. Lo que sigue es la primera entrega de esa lista, en orden cronológico por fecha de edición.

Si el lector llega a ver alguno de estos discos por allí, pues que se tire de cabeza. Me lo agradecerá.

1. La Juventud (1968)
Artistas varios
RCA-Vik-UL2-1004

Un disco desparejo y raro. Hay algún tema muy prescindible de Los Iracundos. Otros no menos evitables de la banda Los Bulldogs ya afincada en Buenos Aires. Algún tema bastante flojo de la banda del Cerro Los Hammers (que imitaban a los británicos The Dave Clark Five), pero también ciertos tesoros: temas iniciales de Dino como Sendero de rosas, dos temas maravillosos del olvidado dúo Aldo y Daniel (Aldo Fantauzzi y Daniel Olivera), La Aldea –un beatlemaníaco tema propio– y el tema en italiano La Felicitá con el acompañamiento nada menos que de Eduardo Mateo y el Kinto, quienes también acompañan a la hoy olvidadísima cantante Roberta Lee en su versión de Pata Pata, hit de 1968 de la sudafricana Miriam Makeba y de Penas de sal, de Mateo. Solo por este último tema, que es una obra maestra de la música popular uruguaya, vale la pena buscar este disco.

2. La bossa nova de Hugo y Osvaldo (1969)
Hugo y Osvaldo Fattoruso
Odeón URL 20585

Disueltos Los Shakers tras La conferencia Secreta del Toto’s Bar (1968), quedaba pendiente por contrato con la Odeón un disco más. Con un pie en el avión para emigrar a EEUU, Hugo y Osvaldo grabaron un disco de bossa nova cantado en inglés, con algún viejo tema de Los Shakers –Never never, La larga noche– algún cover de The Beatles –You Like Me Too Much–, algún hermoso tema de Manolo Guardia –Chicalanga– y bellísimos temas propios. Tocaron todos los instrumentos con un swing arrollador, cantaron todas las voces, y el resultado es fascinante. Un disco que entonces pasó desapercibido y muy pocos conocen. Conseguir una copia de este álbum sería sacar la lotería. Es uno de los orgullos de mi colección.

3. …sin comentarios (1969)
Sexteto Electrónico Moderno
London LLU 14435

“El Sexteto” –como se le llamaba– fue una institución de los bailes montevideanos en la década de 1960. Tocaban en forma instrumental, bien tranqui, bien en el molde los temas del hit parade del momento. Este es su segundo disco y por lejos el mejor. A temas de éxito como I Say a Little Prayer o Tiritando (sí, el del argentino Donald), se suman algunos sorprendentes temas compuestos por su instrumentista más capaz, el organista Armando Tirelli, como Divagando y Muere pequeña bestia, donde El Sexteto sale de su zona de confort y procesa con talento las influencias del grupo de soul instrumental norteamericano Booker T. and the Mg’s y del organista brasileño Walter Wanderley.

4. Chau che (1969)
Camerata de Tango
De la Planta-KL 8-308

El sello De la Planta fue fundado por el empresario uruguayo Jorge Abuchalja –ex guitarrista de Los Delfines– y el técnico de grabación Carlos Píriz, ya trabajando en el estudio ION de Buenos Aires. En ese sello aparece el notable álbum debut de la Camerata del Tango, grupo liderado por el pianista Manolo Guardia y que se completaba con excelentes músicos sinfónicos, entre quienes estaba, en contrabajo, el futuro gran director de orquesta Federico García Vigil. Este álbum hay que tenerlo si les gusta el tango (aunque no haya bandoneón, como en este caso) y la música finamente elaborada. A clásicos como El Monito, Don Juan o Tecleando se suman hermosas autorías de Guardia como Debussy, Los Inútiles y la experimental Chau Che.

5. Todos detrás de Momo (1971)
Los Olimareños
Orfeo ULP 90.555

La magia de las voces de Los Olimareños, el talento de autor del maestro Ruben Lena y la batería de la murga Los Nuevos Saltimbanquis produjeron este disco increíble, revolucionario, que fue pionero de la murga canción tal como luego la entendería, por ejemplo, Jaime Roos. Era tan loco y adelantado a su época que el público no lo comprendió y las ventas fueron bajas, pero tiene su merecidísimo lugar en la historia. Aunque parezca mentira, esta obra maestra nunca fue editada en CD, aún tratándose de Los Olimareños. Su “retirada” (conocida como Noche noche) es un clásico.

El próximo miércoles 23 de agosto publicaremos la segunda entrega de esta serie.

***

Urquiza esq. Abbey Road es el blog musical de Eduardo Rivero en EnPerspectiva.net. Actualiza los miércoles.

En Perspectiva no necesariamente comparte los puntos de vista expresados por los columnistas, blogueros y colaboradores, que son responsabilidad exclusiva de los autores

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: